Cultura y Sociedad, Patrimonio 


¿Cuál es el origen de la pintura y la escultura según los antiguos?

Joseph-Benoit Suvée, "Butades o el origen de la pintura", 1791 (detalle)

Joseph-Benoit Suvée, “Butades o el origen de la pintura”, 1791 (detalle)

¿Cuáles son los orígenes de la pintura y la escultura? ¿Quiénes fueron los primeros seres humanos que sintieron la necesidad de plasmar sus ideas, sentimientos y realidad a través del arte?

La historia y la historia del arte nos retrotraerían hasta la prehistoria, hasta el paleolítico y las cuevas de Altamira, por ejemplo. Sin embargo, el romano Plinio el Viejo (siglo I d.C.), en su enciclopédica Historia natural (libro XXXV, capítulo 12) nos relata su propia versión del origen de la pintura y la escultura:

“La cuestión sobre los orígenes de la pintura no está clara […]. Los egipcios afirman que son ellos los que la inventaron seis mil años antes de pasar a Grecia […]. De los griegos, por otra parte, unos dicen que se descubrió en Sición, otros en Corinto, pero todos reconocen que consistía en circunscribir con líneas el contorno de la sombra de un hombre”

Plinio el Viejo narra a continuación la historia de Butades de Sición, cuya hija Cora (o Dibutades según otras fuentes) estaba enamorada de un joven corintio. Sin embargo, al saber que su amante debía partir lejos, ella quiso inmortalizar su imagen y dibujó la sombra de su perfil sobre la pared durante la noche. De este modo, teniendo al amor como punto de partida, se inventó el dibujo.  Leonardo da Vinci, algunos siglos después, se hará eco de esta teoría:

“La primera pintura fue el perfil lineal de la sombra de un hombre producida sobre una pared por efecto del sol”.

Pero además de inventarse de esta manera el dibujo, se inventó también la escultura, porque el padre de la joven, alfarero a la sazón, realizó un relieve del rostro del joven partiendo del dibujo de su hija.

Silhouette del compositor Wolfgang Amadeus Mozart

Silhouette del compositor Wolfgang Amadeus Mozart

Como no podía ser de otro modo, el arte querrá representar el momento legendario de su propia creación. Así, la plasmación de estas invenciones legendarias se hizo frecuente en la Edad Moderna, a partir especialmente del siglo XVII. Los artistas, en su mayoría pintores, recogieron el momento en que la hija de Butades dibujaba el perfil de su amado a la luz de una vela. Son muy conocidas las versiones realizadas durante el siglo XVIII, en pleno Neoclasicismo, momento en que también se pusieron de moda los retratos de siluetas.

Estos retratos de siluetas realizados durante el Siglo de las Luces se conocen también por el término francés silhouette (silueta), palabra que procede del apellido de Étienne de Silhouette, ministro de Hacienda bajo el reinado de Luis XV de Francia. Parece que a Silhouette le gustaba recortar retratos de siluetas en cartulinas negras y de este modo este pasatiempo tomó su nombre.

En último lugar, estas sencillas y económicas efigies no eran sino un trasunto moderno del retrato, inspirado por el amor y el deseo de conservar el recuerdo de un ser querido ausente, que realizara la joven hija de Butades a su enamorado muchos siglos atrás y que había dado lugar al arte de la pintura y la escultura.

Más información| VVAA, Héroes y dioses de la Antigüedad. Guía iconográfica, Alianza Editorial, Madrid, 2003

Imagen| Suvée, Silhouette de Mozart

RELACIONADOS