Historia 


¿Cuál era la Prima de Riesgo en el s.XVII?: el Premio de la Plata (II)

Como veníamos diciendo del anterior artículo, el efecto de la desvalorización de la moneda fue el premio de la plata. La insuficiencia de moneda de plata en circulación junto a monedas de cobre casi sin valor hizo que para obtener una determinada cantidad de moneda de plata había que entregar más moneda de vellón que su equivalencia legal. La moneda de plata comenzó a considerarse un valor seguro o valor refugio como diríamos hoy; era de alta calidad, fiable y con la que se efectuaban los pagos internacionales a los prestamistas de la Corona. Desapareció de la circulación por la “Ley de Gresham”, que señala que ante cambios en las monedas, la moneda mala siempre desplaza a la buena. De acuerdo a esta ley, los ciudadanos de entonces la atesoraban, la guardaban en prevención del deterioro de la economía. Si a comienzos de 1604 el premio era un 4%, en 1680 llegó nada menos que al 250%; un bien adquirido con moneda de vellón era un 250% más caro que en su equivalente en plata.

 

Quiebras de la Corona en el s.XVII

La actividad económica estaba mediatizada por el premio al igual que sucede hoy con la prima de riesgo. Cuando se firmaba un contrato financiero  o cualquier otro hecho económico que fuera un intercambio, siempre tenía en cuenta la situación del premio en ese momento, y de hecho los contratos tenían cláusulas para resguardar la seguridad según fuera en moneda de plata o de cobre y las posibles variaciones del premio. Otro efecto lo soportaba la Corona, que necesitaba financiarse en el exterior y estaba obligada a obtener moneda de plata para pagar si quería tener dinero prestado, pero esta moneda le era muy cara de obtener a medida que le premio subía. Incluso cuando recibía los ingresos fiscales de la población, estos venían en moneda de vellón. Al cambiarla en plata para hacer frente a los pagos, tenía también un importante coste financiero.

 

De esta manera, el premio de la plata puede ser considerado como un termómetro que medía la salud del sistema financiero de España en el siglo XVII. A medida que se alteraban las monedas, se subían los impuestos y se consumían todos los recursos económicos en interminables guerras, el premio subía.

 

Después de las reformas emprendidas a partir de 1680 el premio comenzó a descender y estabilizarse, pero fueron medidas duras, que incluso provocaron la caída de varios de los gobiernos de la monarquía de Carlos II. Primero fue una deflación del valor de la moneda, deflación o bajada de precios que afectó a todos los bienes y servicios y especialmente a los salarios, situación actual de la economía española. La Corona y el Estado tuvieron que ajustar sus presupuestos a los ingresos porque carecían de financiación exterior, promulgando medidas para reducir los gastos de la Casa Real, rebajas de sueldos de funcionarios y pensiones, un sinfín de medidas impopulares que hoy conocemos como recortes, pero que a finales del siglo XVII el ajuste estaba dando sus primeros resultados, estabilizando la economía y comenzando una senda alcista de crecimiento.

 

Vía| La política monetaria en Castilla durante el siglo XVII. Javier de Santiago

En QAH| ¿Cuál era la Prima de Riesgo en el s.XVII?: el Premio de la Plata (I)

Más información| Las alteraciones monetarias en Europa durante la edad moderna. Elena García Guerra

Imagen| quiebras

RELACIONADOS