Tecnología y Social Media 


Crowdfunding, la forma de financiarse en el siglo XXI

Las nuevas tecnologías han traído consigo infinitas posibilidades para las empresas, incluso han revolucionado la forma de financiarse éstas. El crowdfunding tras casi diez años en tendencia creciente (especialmente en España en 2017) ha demostrado que llegó para quedarse. Para aquéllos que no lo conozcan, o no lo tengan claro es un micromecenazgo, una financiación colectiva.

Su nombre.

El término crowdfunding es un anglicismo que se divide en dos palabras “crowd” que significa “masa” y “funding” que siginifica “financiación o financiamiento”.

¿Cómo surgió?

El crowdfunding fue una evolución natural derivada de los proyectos de Open Source (código abierto), en los que los creadores de software compartían sus códigos libremente, fueron ellos mismos los que dieron la posibilidad a los usuarios a apoyar sus trabajos haciendo pequeñas donaciones que se extendieron tan rápida y eficazmente que se creo una nueva forma de financiación para proyectos, empresas, ideas y todo lo que se nos ocurra.

¿Cómo funciona?

Generalmente se mueve a través de la red. La persona o conjunto de personas  responsables del proyecto exponen su idea a los posibles inversores a través de una plataforma de crowdfunding intentando reflejar de manera fidedigna la idea y su ejecución. Durante un período de tiempo establecido permanecerá expuesto a la comunidad de potenciales mecenas, hasta que una vez finalizado el plazo, financiado o no, habrá terminado la etapa de crowdlearning.

La cuantía de las donaciones varía pero se suelen poner un mínimo de aportación entorno a los 2 euros. Las plataformas de crowdfunding se sustentan cobrando una pequeña comisión a las aportaciones realizadas, hacen de intermediario y suelen ser jueces sobre qué proyectos obtienen la oportunidad de exponerse a la comunidad. Una vez finalizado el período de financiación si el objetivo no ha sido alcanzado, normalmente se devuelve el dinero a todos los aportadores y si el dinero recaudado excede el objetivo se traduce en una ampliación del proyecto, mejoras en su ejecución, etc.

Las recompensas a los pequeños patrocinadores participantes varían en función del tipo de proyecto o de la plataforma de mediación empleada, pueden ser retribuciones económicas, o en forma de servicios, ventajas exclusivas, descuentos o promociones.

¿Dónde realizarlo?

Aquí te vamos a enumerar algunas de las plataformas disponibles para realizar crowdlearning, tanto si te interesa apoyar a emprendedores como si quieres acometer un proyecto tú mismo. Hay tipos de plataformas abiertas a cualquier temática y algunas que se especializan en un ámbito concreto para conectar mejor a las personas con mismos intereses, por ejemplo, de música, deportes, solidaridad, y ONGs, etc.

Kickstarter. Cuna de proyectos tecnológicos de gran éxito, está considerada una de las plataformas más importantes de crowdfunding.

IndiegogoPara aquéllos que busquen publicar música, aficiones, caridad, e incluso financiar personas.

Crowdfunder. Orientada a la financiación de empresas y negocios, también es una red social, ideal para realizar networking.

United food republic. Web especializada en llevar a cabo proyectos de restaurantes. El creador elabora el plan de acción y una vez sea aprobado por la web el consumidor puede anticipar compras de platos y recibir ofertas a cambio canjeables cuando el negocio se establezca.

Namlebee. Apoyan y promocionan proyectos de carácter social y políticos que cumplan alguno de los principios establecidos en la web (ecologimo, luchas indígenas, utopías, …).

Vorticex. Se definen como la primera plataforma global de financiación y participación colectiva con el objetivo de constituir y mantener una comunidad 2.0 de apoyo a investivación, desarrollo e innovación (I+D+i).

Apontoque. Plataforma para el crowdfunding deportivo, están orientados a la financiación de deportistas, clubs, organizadores de eventos relacionados con el deporte y profesionales deportivos. Con la misma tématica deportiva podemos encontrar sponsorto.

 

Como puedes ver hay muchas plataformas distintas donde poder encontrar un proyecto o idea que merezca la pena apoyar. O si tienes un carácter más emprendedor una plataforma de crowdfunding en la que tu gran idea tenga cabida y tome forma.

En línea con el crowdfunding  podemos encontrar el crowdsourcing (de “crowd” masa y “outsourcing” subcontratación) en el que en lugar de financiación encontramos aportaciones de recursos o externalización de prácticas habituales para el proyecto que ahora la realizan personas ajenas a él.

“Como fuerza social, un individuo con una idea vale por noventa y nueve con un solo interés.”
John Stuart Mill

* Más información| Principales plataformas de crowdfunding

* En QAH| 8 claves para entender la nueva regulación del crowdfunding

RELACIONADOS