Jurídico 


Crónica de la investidura de un Presidente

Ya hay un español que quiere vivir y a vivir empieza,  entre una España que muere y otra España que bosteza.   Españolito que vienes  al mundo te guarde Dios. Una de las dos Españas ha de helarte el corazón” ( Proverbios y Cantares, Campos de Castilla). Antonio Machado.

Decía Machado que “una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Pero lo que no había previsto Machado es que en pleno Siglo XXI, hubiera más de dos Españas y una pluralidad política que lejos del bipartidismo imperante al que estábamos acostumbrados, marca un hito generacional y político como nunca antes lo habíamos visto. Es la soberanía y la grandeza del pueblo español, para bien o para mal.

Habemus Presidente del Gobierno. El camino no ha sido fácil y la espera (315 días) nos ha dejado episodios traumáticos y delicados que marcarán un punto de inflexión en la historia de nuestra democracia.

Han sido 315 días, casi un año. 315 días de incertidumbre, 315 días de inestabilidad, 315 días de vacíos legislativos y de degeneración de una democracia agonizante que no veía soluciones al problema de un país sin Gobierno. 315 días que acaban en la crónica de la investidura de un Presidente.

Es la primera vez en la historia de nuestra democracia en la que hemos vivido la agonía de dos elecciones generales y la incertidumbre de unas terceras, y en el que el clima político, la fragmentación y la inseguridad se ha acentuado de manera preocupante.

Rajoy, fue reelegido Presidente de Gobierno (recordemos, en segunda votación : con 170 votos a favor del PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, la abstención de 68 Diputados del PSOE, y el No del resto de la Cámara – incluídos los propios socialistas que se apartaron de la tónica de su partido rompiendo la disciplina de voto-).

La toma de posesión ante el Rey se producirá hoy Lunes 31 de Octubre, formándose Gobierno este mismo Jueves, cuyos miembros jurarán sus cargos este mismo Viernes 4 de Noviembre antes del Primer Consejo de Ministros.

 Lo que nos espera no será fácil ni cómodo, y seremos testigos de enfrentamientos y luchas abiertas que ahondarán en la brecha política. Nos restan cuatro años de legislatura y un panorama político como nunca antes habíamos presenciado.

Antecedentes

La elección del actual Presidente de Gobierno ha costado a los españoles dos elecciones y casi un año de un País sobreviviendo con un Gobierno en funciones. Un hecho insólito en la historia de nuestra joven democracia. Desde los inicios de la misma, con Adolfo Suárez, Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar, Zapatero y Rajoy no habíamos presenciado nunca ninguna investidura fallida (y aunque Calvo Sotelo y Zapatero, en 1981 y 2008 respectivamente sometieron su candidatura a segunda vuelta, finalmente consiguieron la mayoría simple requerida y obtuvieron la confianza en el Congreso).

El atículo 99 de la Constitución ( ¿un precepto que debe ser modificado?)

 El art. 99 CE es el precepto que establece el procedimiento ordinario de nombramiento del Presidente del Gobierno a través de la confianza parlamentaria. En este procedimiento podemos distinguir las siguientes fases:

  1. Propuesta de un candidato a la Presidencia del Gobierno por parte del Rey.
  2. Exposición por parte del candidato de su programa político en el Congreso.
  3. Solicitud de confianza a la Cámara.

En la primera votación de investidura: si la Cámara le otorga mayoría absoluta, el Rey le nombrará Presidente

En la segunda votación (en  caso de no prosperar la primera) : si no se alcanza esa mayoría se someterá la misma propuesta a nueva votación, cuarenta y ocho horas después y la confianza se entenderá otorgada siendo suficiente la mayoría simple.

En la actualidad el desarrollo de la sesión de investidura está regulado en los artículos 170 a 172 del Reglamento del Congreso de los Diputados, de 10 de febrero de 1982.

El Tribunal Constitucional ha analizado el sentido del art. 99 CE en su STC 16/1984 de 6 de febrero, y establece  que “ el artículo 99 de la CE prevé la disolución automática de las Cámaras cuando se evidencia la imposibilidad en la que éstas se encuentran de designar un Presidente del Gobierno dentro del plazo de dos meses” (FJ6).

A mayor abundamiento en esta materia,  encontramos la STC 75/1985 de 21 de Junio, y la STC 5/ 1987 de 27 de Enero.

¿Es necesario una reforma de este precepto y por tanto de nuestra Carta Magna? Nos lo preguntamos a la vista de esta nueva realidad política y de que el precepto no recoge ninguna cláusula de cierre que evite unas nuevas elecciones en caso de no prosperar las votaciones en primera y segunda vuelta y a la vista de que el precepto no propone ninguna solución en caso de que se repitiera en un futuro un supuesto similar al que hemos vivido.

Recordemos  que en caso de modificar la Constitución, la propia norma normarum se protege sola y a sí misma, ya que cuenta con sistemas muy fiables de protección en caso de modificación, exigiendo unas mayorías muy cualificadas. Sin duda, algo que debe meditarse y debatirse con mucho cuidado y reflexión ya que  no es sobradamente conocido que no es aconsejable que en todo caso y bajo cualquier circunstancia se modifiquen normas de este calado porque una norma de este tipo no puede ni debe modificarse ad libitum dado que representa la estabilidad y seguridad del ciudadano. También hemos visto, como planeaba la idea de modificar el sistema electoral y con ella la legislación que regula esta materia (que reseñamos, también requiere de un procedimiento y votación especial, con mayorías muy estrictas, cuestión que no debería sorprendernos si tenemos en cuenta lo delicado del tema que se regula).

Los nuevos desafíos de la legislatura

La legislatura que nos espera será dura. Con un Gobierno debilitado (no cuenta con mayoría absoluta) y con una Cámara fragmentada ( que se prevé que bloquee  o se oponga a determinadas medidas). No será fácil llegar a acuerdos que satisfagan a todas las partes implicadas. Algunos de los temas más sensibles y delicados, serán los protagonistas de esta legislatura: Corrupción, reactivar la economía del país, Presupuestos Generales, educación, empleo y reforma laboral, aspectos fiscales, independentismo catalán, reforma de la Constitución y la Ley Electoral.

 

Conclusiones

 Se prevé uno de los Gobiernos más complicados de gestionar  y una de las legislaturas más difíciles de afrontar. Las declaraciones de cada uno de los dirigentes, dejan patente las posturas enfrentadas y lo arduo que será sacar adelante propuestas que contenten a todos.

“No pretendan imponerme lo que no puedo aceptar” (ha dicho Rajoy, que ya ha manifestado que “no aceptará liquidar todas las reformas” ni negociará la estabilidad presupuestaria, la unidad de España ni “ derribará lo construido”). “Usted está en clara minoría y bajo la estrecha vigilancia de este Congreso. Nuestro propósito es vigilar cada paso que dé” (Antonio Hernando, portavoz del PSOE). “Hay un nuevo país , una nueva España” ( ha proclamado Iglesias). “ Si usted cumple las exigencias de Ciudadanos no pasa nada, esto va a salir bien. Pero no puede hacer lo que ha hecho en los últimos cuatro años” (ha afirmado Rivera).

Así las cosas, queda ya muy lejos pues, las palabras de Machado en las que España estaba dividida en dos y sólo dos Españas podían helarte el corazón. Parece que hoy, más que nunca, hay más de dos Españas que nos dejan el corazón helado.

– Vía|Artículo 99 de la CE
– Más información|Artículo 170 y ss del Reglamento del Congreso de los Diputados.
– Imagen| Congreso de los Diputados

RELACIONADOS