Economía y Empresa 


Crisis inmobiliaria en Londres: Cuando compartir piso se convierte en un lujo

Mientras David Cameron se dispone a afrontar el tema de la crisis inmobiliaria, Jonothon Davey  sale de su casa en Gdansk (Polonia) y se dirige en tren al aeropuerto. En el momento en el que el Primer Ministro se compromete a construir 200.0000 casas accesibles para nuevos compradores antes de 2020, Davey se sube, como cada semana, a un avión. En dos horas estará en la Universidad de Londres y empezará sus clases de antropología. Con ese trayecto, tal y como explica a Qué Aprendemos Hoy, se ahorra 11.000 euros anuales en alquiler.

Este joven británico de 23 años tiene clases de miércoles a viernes;  coge el avión el miércoles por la mañana y durante dos días se paga un hostel o se queda en casa de amigos. “Los vuelos me cuestan alrededor de 37 libras a la semana (50 euros) y el alojamiento son 100 libras (136 euros) al mes”. Asegura que continuará con este modo de vida durante años, dado que le encanta viajar y “hay una gran variedad de destinos mucho más baratos que Londres”.

11702896_932869590087693_6156071495600522241_n

Jonothon Davey. Facebook

Su caso es anecdótico, pero no es el único que no puede permitirse vivir en la capital. Nuevos datos de la web de propiedades EasyRommate revelan que los precios han subido un 30 por ciento en las grandes ciudades de Reino Unido en los últimos dos años. La llamada “rent generation” paga de media casi 700 libras al mes (900 euros) por una habitación, alrededor de 100 libras más de lo que dicen poder desembolsar.

La subida de los alquileres viene acompañada de un aumento en las búsquedas.  Sólo en septiembre, la web más importante de alquileres de Reino Unido, SpareRooom, dio la bienvenida a 20.000 personas cada semana, que se registraban para encontrar una habitación compartida. Según palabras del director de la compañía, Matt Hutchinson, a esta plataforma, “el problema radica en que la demanda está creciendo mucho más rápido que la oferta”,  y asegura que  “la gente comparte piso más tiempo porque no pueden acceder al mercado de compra y el mercado se satura. El alquiler de pisos compartidos está creciendo a pasos agigantados”,

En su opinión, “esto ocurre sobre todo en Londres y en el sureste porque son los lugares donde se crea más trabajo”. Y añade “encontrar un sitio donde vivir, donde haya oferta de trabajo  y alquileres  por un precio razonable es una tarea casi imposible”.

Ilara Longui, empleada de una agencia especializada en alojar a jóvenes de toda Europa, cuyo nombre prefiere no citar, es consciente de la situación: “Sabemos que por una de nuestras habitaciones uno puede alquilar una casa completa en alguna ciudad pequeña de Reino Unido, como por ejemplo, Lincoln”. Aun así, no dejan de recibir decenas de llamadas a diario. “Estamos sobrecargados”. Reconoce que en este contexto son cada vez más los que buscan una habitación compartida con gente que no conocen. En los dos últimos años esta opción ha crecido alrededor del 71 por ciento.

¿Empeoran las condiciones o se hacen visibles los fraudes?

Debido a la creciente escasez, cada vez hay más voces que se quejan de  la “creatividad” de los caseros a la hora de rentabilizar sus propiedades. La oferta de una cama en el hueco de la escalera al más puro estilo Harry Potter ha revolucionado las redes sociales. El anuncio buscaba una persona “abierta, con ganas de pasar tiempo con los compañeros, que no estuviera todo el día metido en su alcoba”, por la nada despreciable cantidad de 500 libras al mes (670 euros).

Room_under_stairs_London

Así decía el tweet denuncia: I have literally just been shown a bed under the stairs for £500 a month. F you London! #nothanks #privetdrive!? pic.twitter.com/Rj73NUwz9S — Alex Lomax (@alex_lomax) septiembre, 30, 2015

En Londres, no es raro que las casas se alquilen sin salón,  y que  éste se convierta en  un dormitorio en sí mismo. Pero a veces incluso una esquina en la sala común  puede convertirse en una habitación doble, por el precio de 480 libras (651 euros), excluyendo gastos, tal como publicaba recientemente The Guardian.

 

473

“Habitación doble” en una esquina de la sala común por 480libras. Imagen de Spareroom.uk 2

Para Hutchinson, esto no es nuevo, ha ocurrido siempre. La diferencia es que las redes sociales lo hacen visible. “Esto es un avance muy importante, ya que ayuda a proteger a los inquilinos y a detectar los fraudes”. Kate Faulkner, experta en propiedades con más de 11 libros publicados, se muestra un poco más incisiva: “tras la segunda guerra mundial tres o cuatro personas compartían una habitación en Inglaterra; el mercado no ha cambiado demasiado desde entonces,”. La analista considera que a pesar de que muchos de los casos son extremos y excepcionales, denotan la  desesperación del mercado. Aunque reconoce que los desorbitados precios son las consecuencias de vivir en una ciudad  tan rica como Londres “ si quieres vivir en la zona 1, 2 o incluso tres tienes que aceptar que más de la mitad de tu sueldo se irá en el alquiler”, puntualiza.

Aquellos que no pueden o no quieren admitirlo se ven forzados a volver a casa. Uno de cada cinco adultos con trabajo de entre 20 y 34 años  regresa al hogar parental, de acuerdo con Charity Shelter.

Escasez de casas y población creciente

Son dos factores los que confluyen en esta situación. Tal y como nos explica Shane Crocuger, analista económico del International Business Times, “Gran Bretaña tiene una escasez de viviendas”. “Estamos construyendo nuevas casas en alrededor de la mitad de la tasa necesaria. Con los años, las viviendas sociales se ha vendido y no se ha llenado ese vacío,  las leyes de planificación son demasiado estrictas y han hecho de la construcción un trámite difícil y  excesivamente burocrático”.

La otra  variable es que la población va en aumento. Se espera que Londres alcance los 10 millones de habitantes en la década de 2030 debido a una combinación de altas tasas de natalidad e inmigración.

Dada la magnitud del problema y el eterno temor a la burbuja inmobiliaria, esta crisis se ha convertido en la principal preocupación política. Jeremy Corbyn ha prometido acabar con la crisis “con un reinicio radical de la construcción de viviendas”, mientras que para los candidatos a la alcaldía Zac Goldsmith -conservador- y Sadik Khan –laborista-, poner fin a la  escasez se ha convertido en su caballo de batalla. “Este asunto ha sido ignorado durante mucho tiempo pero hemos llegado a un punto en el que la crisis inmobiliaria amenaza seriamente la economía” señala Hutchinson.

¿Cuál es para los expertos la solución? Todos coinciden. Hacen falta más casas. Pero no es fácil, por las barreras políticas. Para Crocuger, “un buen comienzo sería la abolición de la zona verde en Londres y el sureste de Inglaterra, donde la escasez de vivienda afecta de forma más aguda y así liberar  terreno para la construcción”.

Según el director de SpareRoom, lo importante no es sólo construir viviendas, sino también incentivar el alquiler. La mitad de las propiedades en Reino Unido tienen una o dos habitaciones libres. “Por lo que la reciente subida de las retribuciones  para los que alquilan habitaciones, por las que llevamos 6 años luchando, es un gran avance”.

“Por fin, el gobierno se ha dado cuenta de que la gente necesita alquilar sus casas”, recalca Faulkner. Para ella, promover los alquileres con opción a compra es una opción clave.

Son optimistas, pero hacen énfasis en que ninguna de estas medidas por si solas solucionará la crisis. “La situación no se arreglará con una sola estrategia para ganar las elecciones. Se necesita un enfoque a largo plazo, que dé resultados en la próxima década o incluso en la próxima generación, concluye Hutchinson.

Imágenes: Facebook, twitter, The Guardian

En QAH: Londres, ciudad metropolita 

RELACIONADOS