Coaching Profesional 


¿Crees en vos? (VIII): Amor vs. Miedo

Lucía

Lucía

Lucía había derribado casi todas las barreras que ella misma había construido, que le impedían confiar en sí misma y vencer la timidez y el miedo. Pero se daba cuenta que aún le faltaba una, posiblemente la más importante, ya que si se deshacía de ella se aseguraba de no volver a construir, inconscientemente, las demás.

Aunque era la última en demolerse, era el primer paso que tenía que dar para lograr lo que buscaba. Se trataba de la decisión; decidirse a cambiar, a dejar todo aquello a lo que estaba acostumbrada y con lo que se sentía segura pero le hacía mal.

Para tomar definitivamente esa decisión, Lucía sentía la necesidad de deshacerse de todas las sombras en que se había ocultado.

Ya muchos conocían a la “otra yo” que había interpretado Josefina: la Sra. Pérez, su madre, la profesora de teatro, sus compañeros de teatro… Sin embargo, le faltaba desenmascararse en la escuela. Por eso, editó un vídeo con grabaciones de sus audiciones, que había filmado la profesora, y escribió un monólogo. Con todo este material, aprovechó que en clase de literatura le habían pedido la presentación de una producción, para llevar a cabo su idea:

Era la última hora, y ella la última en exponer su trabajo. Con los nervios de punta, comenzó a leer frente a toda la clase, mientras en la pantalla a su espalda, se sucedían escenas de ella como Josefina, actuando.

“No hace mucho, era una muchacha que vivía resignada a lo que me tocaba. No tenía objetivos ni motivos por los que esforzarme ni a los que dedicarme. Nunca me enfrentaba a cosas nuevas por miedo a que algo saliera mal, y cuando se presentaba algo diferente sin que yo lo hubiera planeado, evitaba que se desarrollara escondiéndome, más, en mi interior.

Estaba llena de miedo y desconfianza. Eso impedía por todos los medios, que lograra aquello que sentía en el fondo de mí ser: el deseo incontenible de ser diferente.

Eso me enojaba, me torturaba, taponando aún más el camino a ese deseo que luchaba por salir y convertirse en hecho.

Poco a poco, muy de a poquito, logró abrirse camino a través de los obstáculos, y hasta llegó a disfrazarse para poder avanzar.

Hoy, comprendo que todo dependía de mí, de decidir si lo dejaba salir o lo hundía cada vez más.

Sin embargo, a pesar del largo camino recorrido, le faltaba un último salto para llegar a  ser “hecho”: Revelarse.

En la pantalla, un primer plano de Josefina decía:

“Yo soy la “otra yo” de Lucía”, y se sacaba la peluca, “sólo que sin peluca”.

El curso quedó en total silencio por unos segundos, y después estalló en aplausos y ovaciones tan alborotadoras que la preceptora llegó corriendo para averiguar qué era lo que estaba pasando.

Lucía sonrió feliz. La decisión estaba, al fin, tomada.

 

¡Vence al miedo!

¡Vence al miedo!

La confianza es lo que tenemos, o nos falta, cando las cosas salen mal, cuando el plan falla. La confianza se construye desde el paradigma del amor y se destruye desde el paradigma del miedo.

Cuando hablamos de amor, nos referimos a cosas concretas: elegir lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos; vivir una vida proactiva; poner los ojos en la meta y no en los obstáculos; perseverar; poner amor en nuestras acciones, en nuestras intenciones, en nuestro trabajo, nuestros vínculos. Cuando hablamos del amor, hablamos de salud y de vida.

Aunque el miedo no es negativo si se lo trasciende y transforma, también puede convertirse en un obstáculo, en una fuerza destructora que nos ate, nos limite, nos desmotive y hasta nos paralice.

Cuanto más tiempo pasamos en el paradigma del amor, más nos acercamos a la felicidad. Cuanto más tiempo pasamos en el paradigma del miedo, más nos alejamos de ella.

Por difícil que sea creerlo, nosotros no somos de una determinada manera, sino que podemos cambiar, desaprender lo que nos bloquea y aprender lo que necesitamos para vivir mejor.

Entonces, ¿en qué paradigma querés pasar la mayor parte de tu vida?

 

Vía| Confianza total para vivir mejor (Verónica de Andrés, Florencia Andrés)

Imagen| Lucía ¡Vence al miedo!

En QAH|   ¿Crees en vos? (III): Optimismo vs Pesimismo  ¿Crees en vos? (II): Flexibilidad vs Rigidez  ¿Crees en vos? (I): Motivación vs Desmotivación

RELACIONADOS