Trending 


¿Creer que es fácil ganar dinero en el mercado del arte?

Durante los peores días de la crisis financiera de estos últimos años, cuando todo se tambaleaba, había sectores como el mercado del arte que no paraban de crecer. La inestabilidad de los mercados financieros llevaba a millonarios, bancos y fondos de inversión a preocuparse seriamente por encauzar su dinero hacia vías alternativas.

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/102431/comprar-arte-como-inversion"]

Pese a la enorme complejidad del mundo del arte, su brillo y fuerza de atracción están a años luz de unas ‘tristes’ acciones y siempre encuentra a gente dispuesta a correr riesgos. Además, cada cierto tiempo aparece alguien que  logra sacar un buen ‘pellizco’ de lo que hasta entonces era simplemente una pasión.

graph-163509_640Cualquier persona conocedora del mercado del arte suele quejarse de lo difícil que es ganar dinero en este mundillo. Mas de uno se subió a un tren sin saber a dónde se dirigía y los batacazos al llegar al destino han sido más habituales que las enormes sumas que manejan las grandes casas de subastas.

Un aficionado al arte difícilmente se hará rico -salvo que ya lo sea-, sobre todo si no es un gran conocedor de la materia. Dado que comprar arte con la mente puesta en alcanzar una fortuna no da buen resultado, solo hay un consejo a que funciona hasta para el inversor privado más modesto: compra algo que te guste de verdad.

El arte es un lenguaje y de toda obra que se adquiere cabría suponer que fue capaz de comunicar de algún modo especial con su comprador. Cuando se posee algo que genera gusto o satisfacción puede ser más que suficiente premio, aunque nunca está de más informarse sobre el artista, conocerle lo más posible y seguir su trayectoria. Algunos coleccionistas novatos tendrán que tener en cuenta que a partir de una cierto nivel entrarán en juego métodos de almacenamiento, conservación artística y un seguro especial.

Los que quieran sentirse cerca del arte que se hace hoy y no sean expertos pueden acudir a los fondos de inversión especializados en artistas contemporáneos, visitar ferias o consultar las webs que informan de subastas y la cotización de artistas (por ejemplo, es.artprice.com) u otras destinadas a la promoción de nuevos talentos.

Los propios artistas tuvieron que ser los más extrañados el día en que empezaron a llegar hasta su taller personas interesadas en su obra sin identificarse lo más mínimo con ella; simplemente como apuesta de futuro ante una posible revalorización. Incluso, hasta el extremo de adquirir y almacenar algo que no querrían ver colgado en las paredes de su casa. Parecería algo así como alguien a quien no le gusta el vino, pero que bebe todas las noches un vaso de Vega-Sicilia, a disgusto, por prescripción médica.

¿Y tú? ¿Qué opinas?

Por Miguel Olalquiaga

 

RELACIONADOS