Trending 


CREATIVE COMMONS: ¿Un paso más en la normalización de la creatividad en Internet?

Creative Commons es una organización sin ánimo de lucro fundada hace 13 años por un grupo de juristas y tecnólogos norteamericanos expertos en el seguimiento y gestión de los derechos de autor en el entorno digital.  Sus años de experiencia práctica en la complicada gestión de estos derechos y ciertas señales obvias – que otros no supieron o no quisieron interpretar en su momento –  sobre los complejos cambios que la constante evolución de la tecnología imponía en la difusión y disfrute de la creatividad y el conocimiento, les animó a proponer un sistema alternativo al tradicional que garantizará el reconocimiento del autor de la obra a la vez que facilitaba la inevitable difusión libre y gratuita de la creatividad y el conocimiento a través de la Red.

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/103961/yoani-sanchez-apoyar-licencia-creative-commons-si"]



Creative Commons ofrece una primera línea de protección al autor dentro de un marco legal alternativo al tradicional sistema de copyright. Un sistema de copyright obsoleto que ha demostrado que no solo choca de frente con la filosofía 2.0 de disfrute inmediato y gratuito de la creatividad de cualquier autor en cualquiera de sus manifestaciones artísticas, sino que también ha demostrado sus nulas posibilidades de sostenibilidad en el nuevo entorno digital.

cc0-31188_640Para muchos expertos y autores, Creative Commons es un “desatascador” legal.  Un sistema que permite desmontar las barreras, sobretodo corporativas, para la difusión y libre acceso a la cultura y el conocimiento. Establece una comunicación directa entre el autor y el consumidor.  Yo, autor, te ofrezco mi obra para tu disfrute, pero dentro de unos límites que yo establezco y tu aceptas. Yo, consumidor, acepto esas reglas y me responsabilizo ante ti por cualquier infracción. Una solución elemental basada en un algoritmo esencial que al final del día explica todo ese intricado universo digital: La confianza.

Y qué, junto con otro principio y algoritmo esencial, como es la responsabilidad, configuran la base del sistema Creative Commons. Su fundamento en el respeto y la confianza entre las partes, desmonta muchas de las excusas para la piratería privada que normalmente justificamos en ese pesado e insoportable sistema de copyright que nos obliga a pagar, a través de terceros, por el disfrute de la creatividad y el conocimiento.  El autor establecerá los límites en el uso de su obra, sobre todo en lo que se refiere al respeto a su integridad y comercialización y el respeto a esos límites dependerá del usuario, al que se le presupone una responsabilidad frente al autor que le hará respetarlos. Pero ¿y si no los respeta?

En este punto conviene recordar la “fragilidad” de este tipo de licencias. Como siempre, el rígido y conservador sistema tradicional offline seguirá siendo el único al que podremos recurrir a la hora de exigir cualquier reparación ante un seguidor que traicione las conductas, más humanas que otra cosa, sobre las que se apoya este complejo universo digital

Así las cosas, habrá que reconocer que este nuevo sistema de cesión de derechos de autor no resuelve por sí solo el conflicto que provoca el acceso gratuito al uso y disfrute de obras protegidas, pero puede que sí sea un claro indicador para todos los sectores de hacia dónde va el modelo de negocio en lo que a la difusión de la creatividad y el conocimiento se refiere.

¿Y tú, qué opinas? 

Por Juan Canut Guillén

 

RELACIONADOS