Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


Crea la sensación de posibilidad

Cita con tu mejor clienteHace poco me encontraba con esta frase: “Mira y lo encontrarás. Lo que no se busca jamás será descubierto” creo que el autor es Sófocles. O quizás no me la encontré, sino que era lo que estaba buscando 😉 .

Nos proponemos metas y objetivos, pero ¿realmente nos damos esa oportunidad para conseguirlos? Lo pregunto porque muchas veces, los objetivos que de verdad nos ilusionan, los que nos apasionan, esos que sacan lo mejor de nosotros y nos hacen entrar en ese ya conocido estado de flujo son los que vamos dejando para un posible momento mejor. ¿De verdad queremos alcanzarlos? Sé que esta pregunta cuesta responderla con sinceridad, porque es enfrentarte a ciertos miedos y bloqueos que tenemos por ahí y que como no solemos escuchar. El fracaso da miedo, pero en muchas ocasiones el éxito también nos asusta.

Nos damos permiso para a sacar más horas de trabajo, o poder mirar más veces el móvil o para tener una agenda sin un hueco, pero ¿que hacemos con esas alegrías que nos prohibimos? Tipo : No, no puedo salir a tomar unas cañas porque no tengo tiempo, o no, no puedo leer una novela porque tengo que leer 3 informes. Son esos pequeños ratitos que nos concedemos para dedicárnolos a nosotros mismos los que nos permiten acercarnos a nuestros objetivos o desarrollar nuestros talentos o habilidades, porque son actividades que nos motivan, que nos ilusionan y nos permiten mejorar. Porque nos dan ese espacio de conectar con nosotros mismos. No quiero decir que no disfrutemos con el trabajo o con un buen informe, me refiero a esas pequeñas actividades que nos pondrían  unas chispas de alegría y de creatividad en nuestra vida y que muchas vamos posponiendo.

Corremos tanto a lo largo del día, que quizás hasta necesitemos crear la sensación de que es posible tener un poco de calma. Y cuando alcanzamos esa calma es cuando descubrimos otras posibilidades que nos abren a nuevas oportunidades. Es una cita con tu mejor cliente, y ese mejor cliente no es otro que nosotros mismos. ¿Cuánto tiempo te dedicas a estar contigo? ¿ O cuánto tiempo dedicas a hacer una actividad en la que disfrutas? Pero para tener esa cita personal con tu mejor cliente, nos tenemos que dar el permiso. Y lo sé por experiencia, cuesta sacar 20 minutos para ir a darse un paseo sin hacer nada más, ni para mandar un mensaje de camino, ni para pensar sobre el proyecto en el que trabajas. Simplemente para estar a solas contigo mismo. Cuesta, pero después ese rato es inmensamente productivo. ¡¡¡Pruébalo!!!

Más | Generando Talento

Foto | Absolutirlanda

RELACIONADOS