Coaching Profesional, Uncategorized 


Cosas que importan

 

Hoy me he puesto a pensar en cuáles son las cosas enjoyrealmente importantes en la vida. Aquellas que nos  hacen perder el sueño. He recordado las veces que me he desvelado pensando en lo que en ese momento parecía el fin del mundo. Y me he dado cuenta de que el mundo no deja de girar por mucho que nosotros nos desvelemos, por mucho que vivamos angustiados.  El sol sigue saliendo cada día y es mejor levantarse con él,  que quedarse esperando que la inercia domine nuestros días.

Aguantas, aguantas porque no queda otro remedio más que aguantar. Porque si no, ¿qué vamos a hacer?“, me decía alguien ayer; y tiene razón; toda…  Ha sido un año duro, un año complicado para mucha gente de mi alrededor. Y sigue siéndolo. Pero con el paso del tiempo parece que la tristeza y la desesperación van dejando paso a una especie de tensa calma en la que no sabes cuándo llegará la siguiente estocada, pero que no queda más remedio que aceptar. Pasará, eso seguro. Seguro porque estamos decididos a que pase, estamos convencidos de que por muy difícil que se antoje, como siempre, terminaremos viendo una salida.

Así que hoy quiero dedicar estas líneas a todos los que lo habéis pasado mal este año. A todos los que sabéis lo que es pasar una noche en vela porque la preocupación no te deja pensar en otra cosa. A todos los que además de eso, os habéis levantado con ojeras, cansancio y sueño atrasado, cada mañana, sin dejar que la angustia se lleve por delante todo lo que es vuestro, todo lo que os ha costado tiempo y esfuerzo construir. Aunque ya no viváis en el mismo sitio, aunque tengáis un trabajo peor o aunque no lo tengáis, aunque os hayáis convertido en emigrantes forzados, aunque hayáis tenido que dejar mucho atrás. Ha sido difícil y nada hace pensar que vaya a dejar de  serlo a partir de ahora, pero aquí seguimos, aquí seguís. Después de todo. Porque como me decían ayer ¿qué nos queda si no? ¿Rendirse? Dicen que rendirse es de cobardes y desde luego que hace falta muy poco para bajarse del caballo y tirar la toalla. Mucho menos de lo que hace falta para seguir caminando.

Por eso no solo os dedico estas líneas, sino que os animo a que sigáis, a que salgáis ahí fuera y sigáis sonriendo. A que lo paséis bien incluso cuando vienen mal dadas, que bailéis, zapateéis, cantéis, gritéis y disfrutéis incluso cuando todo parece indicar que no se puede. Porque ese es el momento más importante, ese es precisamente, el momento en el que disfrutar se hace más necesario que nunca.

 

 

Imagen| Disfruta

Vídeo| Risky Business

 

 

 

RELACIONADOS