Actualidad Jurídica, Derecho Internacional, Jurídico 


Corrupción en Portugal: el caso de José Sócrates

Cada vez que ponemos las noticias vemos más casos de operaciones policiales enfocadas al descubrimiento de escándalos de corrupción por parte de los poderes públicos.

8ª Reunião Regional Europeia da OIT

#actualidadQAH

Como dijo Lord Acton allá por 1987: “Power tends to corrupt and absolute power corrupts absolutely”.

Es decir, ya en aquellos años se daban casos de corrupción vinculados con la atribución de poder. Por ello, hoy en día se han endurecido las medidas de control para destapar los intríngulis fiscales de los cargos públicos y cada día vemos más noticias sobre este tema. No obstante, España no es el único país que abre procesos judiciales para investigar actos relacionados con esta práctica.

Recientemente, el ex-primer ministro portugués José Sócrates ha sido detenido. Se le acusa de los delitos de corrupción pasiva, blanqueamiento de capitales y fraude fiscal. Sin embargo, lo más irónico de esta detención es que se ha realizado bajo el amparo de la Lei do Branqueamento Fiscal de 2008 aprobada durante la legislatura de su propio gobierno.

La prisión provisional ha sido acordada por el Juez que instruye el caso y se prevé en la ley portuguesa para tres posibles supuestos:

  • Cuando se considera que hay peligro de huida.
  • Cuando hay riesgo de continuación de la actividad criminal.
  • Cuando la libertad del imputado entraña peligro de perturbación de la investigación.
socrates 1

El ex-ministro José Sócrates de nuestro país vecino, Portugal, se enfrenta a la justicia

El artículo 215.2.d) del Codigo de Processo Penal Português establece una duración máxima de la prisión provisional de 2 años y medio, a diferencia de la legislación española que establece en la Ley de Enjuiciamiento Criminal una duración máxima de 2 años para delitos penados con más de 3 años. Además, debido a la complejidad del caso, el Ministerio Público tiene un plazo de un año para presentar la acusación contra Sócrates y el resto de imputados.

La investigación se inició a causa de la supuesta vida de lujo que el ex-primer ministro llevaba en París, por lo que ha sido finalmente acusado de los delitos de corrupción pasiva (con penas de entre 1 a 8 años), blanqueamiento de capitales (entre 2 y 12 años de pena) y fraude fiscal (entre 1 y 5 años). Estos delitos se desarrollaron durante el ejercicio de su cargo público, por lo que podrán ser agravados en un tercio de la pena máxima prevista en el tipo penal.

En Portugal, las penas impuestas a los delitos a los que se ha hecho alusión son más altas que en España. En nuestro país, el blanqueo de capitales conlleva penas de entre 6 meses y 6 años, el fraude fiscal es castigado con penas de entre 1 y 5 años y la pena impuesta para el delito de corrupción se enmarca entre 1 y 6 años. Sin embargo, no por aumentar las penas se consigue que haya menos actividad delictiva ya que, como he dicho al principio, el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente.

Vía| Código do Processo Penal, Sapo Expresso

Más información| El Mundo

Imagen| José Sócrates, Discurso navideño

En QAH| Corrupción política y prevaricación, A mayor pena, ¿menos corrupción?

RELACIONADOS