Historia 


Corrientes historiográficas (III)

Introducción

La Historia tradicional, basada en la narración de los hechos, en la que prima el impulso de las grandes figuras, empieza a ser criticada a comienzos del siglo XX. A partir de esas críticas, del cuestionamiento de esta forma de hacer Historia, surge un nuevo tipo de Historia, apareciendo un nuevo paradigma historiográfico, denominado genéricamente como Historia social. Hay diversas corrientes, con diferencias significativas, pero que comparten unos principios teóricos básicos, los cuales constituyen la base de la teoría histórica de estos investigadores. Dentro de la Historia social hay diversas tendencias. Las que mayor incidencia han tenido en los estudios historiográficos son la Escuela de Annales y el marxismo. La teoría marxista de la Historia se formula a mediados del siglo XIX, pero el marxismo como tal no tiene incidencia hasta finales del XIX, cuando aparece como una teoría política consolidada. A partir de ese momento los historiadores, como parte de esa reacción frente a la Historia tradicional, aportan las primeras investigaciones históricas de tipo marxista. En sus inicios las investigaciones las realizan políticos que encabezan esos partidos de corte socialista, y será en los años 50 del siglo XX cuando se genere un importante corpus académico de historiadores marxistas.

Fotografía del historiador marxista británico Eric Hobsbawm

El grupo más relevante de historiadores marxistas es el que componen los historiadores marxistas británicos, tales como Eric Hobsbawn, Edward Thompson y Christopher Hill, que en su origen habían sido historiadores afiliados al partido comunista, por lo que aunaban sus intereses históricos y políticos. No obstante, más allá de su ideología política, se consideran historiadores imprescindibles por el rigor de sus aportaciones, respetando el marco teórico al que se circunscriben. Dentro del grupo de historiadores marxistas británicos, Edward Thompson ocupa un lugar singular en este grupo, ya que, a pesar de ser incluso miembro del partido comunista, se empezó a distanciar de éste y de la Historia marxista, mostrando su interés por la Historia cultural, siendo uno de sus pioneros. Y no solo en Inglaterra se dio un “boom” de la historiografía marxista. En Francia surge otro grupo de historiadores de orientación marxista, de los cuáles el más relevante es Albert Soboul, el gran historiador de la Revolución Francesa. Asimismo, aparecerán escuelas marxistas en EE.UU, Alemania, Japón y otros tantos países, teniendo especial incidencia en la España de los años 70, con Josep Fontana o Manuel Tuñón de Lara.

La influencia del marxismo fue bastante tardía, y no empezó en el campo de los estudios históricos hasta fechas muy tardías, a partir de los años 30 del siglo XX. Uno de los factores decisivos que contribuyeron a aumentar la influencia del marxismo y a dar credibilidad a sus teorías fue la Revolución Rusa, apoyada en la propaganda bolchevique de la teoría marxista. También hubo una razón fundamental que atrajo a muchos intelectuales, y es que la revolución rusa era la prueba empírica de que la teoría marxista era correcta, puesto que había tenido éxito en la práctica.

Fotografía del historiador marxista británico Christopher Hill

Los historiadores  marxistas, por así decirlo, “se repartieron” las distintas partes de la Historia para así explicarla con su visión de los hechos. Cada uno en su campo renovó el tipo de Historia que hasta entonces se hacía en Inglaterra, la Historia tradicional, muy arraigada en el mundo académico. El primer gran tema sobre el que investigan es uno que hasta entonces se había investigado poco, siendo una continuación de la Historia popular, el estudio de las clases bajas. El segundo concepto que introdujeron fue el de lucha de clases, estudiando los conflictos sociales: revueltas obreras y campesinas, las revoluciones de la Edad Moderna, la Historia económica…

Famosos historiadores marxistas

La carrera en la historiografía de Eric Hobsbawm estuvo marcada por muchas obras maestras especializadas en Historia de los movimientos sociales, como el Movimiento Obrero, en Historia económica, como la revolución industrial, o en Historia General de la Edad Contemporánea. Introdujo novedades en el estudio histórico, siendo la renovación de la Historia del movimiento obrero la más importante. También estudió otros movimientos sociales, como las clases sociales bajas de las sociedades modernas, los movimientos campesinos en la América latina, el bandolerismo social…

Fotografía del historiador marxista británico Rodney Hilton

Christopher Hill dedicó sus principales trabajos al estudio de la revolución inglesa del siglo XVII, rompiendo la ortodoxia historiográfica anterior. Planteó que la revolución del siglo XVII no fue de carácter político, sino de carácter social, protagonizada por las clases sociales medias. Esta habría sido una revolución social consistente en un choque entre la aristocracia y el tercer estado, buscando acabar con el sistema del antiguo régimen para instaurar un nuevo régimen. Hill también empezó a estudiar colectivos sociales ignorados hasta el momento, sobre todo los grupos sociales de las clases medias con ideologías propias, como los Diggers, Levellers y los Seekers.

La mayor novedad del trabajo de Rodney Hilton es que introdujo la redefinición del concepto feudalismo, ya que para los historiadores tradicionales no era más que la institución del vasallaje. Hilton defendía que el feudalismo era un modo de producción concreto formado por el campesinado dependiente y el señor feudal, y que los campesinos eran auténticos agentes históricos que debían ser estudiados.

Fotografía del historiador marxista británico Edward Thompson

Edward Thompson es sin duda uno de los historiadores más importante del siglo XX, y no solo por el incalculable valor de sus obras, sino porque es el historiador más leído del mundo y por su gran incidencia en otras ciencias como la sociología o la antropología. A partir de una de sus primeras y grandes obras maestras, “La formación de la clase obrera en Inglaterra“, publicada en 1963, Thompson escribió libros que tuvieron incidencia en este giro sobre la concepción de la sociedad: “Costumbres en común” o “Miseria de la teoría”, por ejemplo. Sin embargo, su contribución fundamental creo que fue la renovación de la historia del movimiento obrero, puesto que fue el que estudió por primera vez la composición del movimiento obrero, respondiendo a preguntas no respondidas tan importantes como quiénes eran los obreros que componían los movimientos obreros y quiénes participaban en esos movimientos.

En colaboración con QAH| Historiae Heródoto

Vía| BOURDÉ, G.; MARTÍN, H. (1992): Las escuelas históricas. Akal. Madrid; BURKE, P.  (ed.) (1994): Formas de hacer Historia. Alianza Editorial. Madrid.

Imagen| Eric Hobsbawm; Rodney Hilton; Christopher Hill; Edward Thompson

En QAH| Corrientes historiográficas: la Historia tradicional; Corrientes historiográficas (II)

RELACIONADOS