Jurídico 


Cookies: un régimen cambiante

Cookies

Cookies

En las próximas fechas va a publicarse el Proyecto de Ley General de Telecomunicaciones que sustituirá a la actual Ley 32/2003 introduciendo una serie de modificaciones que, si bien mantienen en gran parte las figuras principales de la norma prácticamente intactas, sí que introduce modificaciones interesantes al respecto del régimen de cookies vigente en nuestro país regulado en la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico (“LSSI”).

Con esta modificación, es la segunda vez en dos años que se reforma el régimen de cookies, el cual desde la última reforma se ha mantenido especialmente en boga. Y es que la legislación introducida por el Real Decreto 03/2012 supuso una convulsión generalizada en cuanto al uso de cookies, en particular la obligación de recabar el consentimiento, la cual se sumaba a la ya existente de informar acerca de una serie de extremos relativos a las concretas cookies instaladas (i.e. tipología, finalidad, nombre de la cookie). En este caso, la reforma introducida por el precitado Proyecto de Ley no va tan lejos pero sí  introduce reformas importantes.

En cuanto al artículo 22.2 LSSI, se elimina el segundo párrafo que habilitaba a los prestadores de servicios de la sociedad de la información para emplear la configuración de las aplicaciones o los navegadores con el fin de recabar el consentimiento para la instalación de las cookies, en aquellos en los que el usuario deba proceder a realizar tal configuración durante la instalación o actualización de dichos navegadores o aplicaciones.

La reforma amplia el ámbito de responsabilidad extendiendo la correspondiente a los prestadores de servicios de la sociedad de la información por la comisión de potenciales infracciones a los agentes o redes publicitarios cuando no hayan exigido a los prestadores de servicios de la sociedad de la información el cumplimiento de las obligaciones que emanan del régimen de cookies.

En el apartado sancionador, la reforma introduce interesantes novedades. El texto modifica dos artículos que, si bien ya regulaban las infracciones en el ámbito del uso de las cookies, especifican las infracciones estableciendo, en primer lugar, una grave por continuar con el uso de las cookies y por tanto, con los tratamientos a pesar de la negativa del usuario, y, en segundo lugar, otra leve por realizar a la instalación sin proceder a informar o recabar el consentimiento del usuario.

A estas modificaciones, se debe unir la novedad que representa la iniciación por parte de la Agencia Española de Protección de Datos de un procedimiento sancionador por la denuncia de un usuario, del cual supuestamente no se obtuvo el preceptivo consentimiento previo y al cual no se informó.

Todas estas novedades resultan prometedoras en cuanto a mantener el régimen en el candelero jurídico por las polémicas que genera en los últimos tiempos.

Imagen| Cookies

En QAH| ¿Qué implica la nueva legislación sobre las cookies en la UE? (I)¿Qué implica la nueva legislación sobre las cookies en la UE? (II)

RELACIONADOS