Jurídico 


Contratos Administrativos y Contratos celebrados por la Administración. ¿Sinónimos?

Debemos empezar respondiendo a la pregunta de forma negativa; aunque puedan parecer expresiones idénticas, el concepto al que se refiere cada una de ellas es totalmente diferente, lo cual tiene importantes consecuencias, por ejemplo, en el régimen jurídico aplicable a cada uno de ellos (puede citarse el caso de que los efectos y la extinción de los contratos celebrados por la Administración, pero no administrativos, se rigen por el derecho privado, art. 20 TRLCSP).

¿Qué criterios se utilizan para deslindar ambas categorías?, éstos se definen en el art. 19.1.b TRLSCP cuando establece que “tendrán carácter administrativo los contratos siguientes, siempre que se celebren por una Administración Pública …Los contratos de objeto distinto a los anteriormente expresados, pero que tengan naturaleza administrativa especial por estar vinculados al giro o tráfico específico de la Administración contratante o por satisfacer de forma directa o inmediata una finalidad pública de la específica competencia de aquélla, siempre que no tengan expresamente atribuido el carácter de contratos privados conforme al párrafo segundo del artículo 20.1, o por declararlo así una Ley”.

De este artículo extraemos que dentro de los contratos administrativos se encuentran los típicos (enumerados en el TRLCSP a los que dedicaremos otro artículo) y los especiales. Son estos últimos los que han de distinguirse de los contratos de naturaleza privada celebrados por la Administración.

Por tanto, si un contrato celebrado por la Administración cumple los requisitos establecidos en el art. 19.1.b. TRLCSP (vinculación al giro o tráfico específico de la Administración que contrata, satisfacción directa de una finalidad pública competencia de la misma, y que el contrato no tenga atribuido carácter privado de forma expresa), estaremos ante un contrato administrativo especial.

Por último, en cuanto a la interpretación de los criterios referidos, hemos de apuntar que la doctrina y jurisprudencia no abogan por una interpretación extensiva de los mismos, lo cual llevaría a considerar como administrativos a la casi totalidad de los contratos celebrados por la Administración, siendo necesario que se aprecie la citada finalidad pública. Un claro ejemplo de un contrato administrativo especial sería una compraventa de parcelas con destino a la construcción en las mismas de viviendas de protección pública.

 

Vía| ALMONACID LAMELAS, V. “La frontera entre el contrato administrativo especial y el contrato privado celebrado por una Administración Pública. El criterio de la directa o inmediata satisfacción de una finalidad pública” (Abril 2008)

Más Info| Real Decreto Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público.

Imagen| http://fiscalizacion-local.blogspot.com.es

RELACIONADOS