Jurídico 


Primer empleo joven, ¿un incentivo a la contratación?

MPED1Una de las principales consecuencias que ha provocado la actual crisis económica ha sido, sin lugar a dudas, la elevada tasa de paro en el sector de la juventud española.

Para paliar dicho problema, el Gobierno aprobó la Ley 11/2013, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo. En su artículo 12 regula el contrato “primer empleo joven”, con una serie de requisitos, características y bonificaciones que veremos a continuación.

En primer lugar, como principal objetivo de esta regulación, es el incentivo a las empresas (especialmente PYMES y trabajadores autónomos) para la contratación de jóvenes menores de 30 años que carezcan de experiencia laboral o, en su defecto, una experiencia menor a tres meses.

Todo ello, para poder adquirir por parte de dicho sector la exigida experiencia para, posteriormente, acceder al mercado laboral.

En cuanto a sus características principales:

1)      Se trata de un contrato temporal, en el cual se rompe el principio de causalidad que define a esta modalidad, al no encontrarse su causa dentro de las previstas para establecer un contrato de duración determinada, en el artículo 15.1 del Estatuto de los Trabajadores.

2)       Destacando la forma, es precisa la exigencia escrita en el modelo del SPEE.

3)       Su duración mínima será de tres meses y la máxima de seis meses, salvo convenio colectivo sectorial, que no podrá exceder de doce meses.

4)      Con respecto a su jornada, deberá celebrarse a jornada completa o a tiempo parcial, siempre que la jornada sea superior al 75% de la correspondiente a un trabajador a tiempo completo comparable.

Se entenderá por trabajador a tiempo completo comparable, lo establecido en el artículo 12.1 ET: “trabajador a tiempo completo de la misma empresa y centro de trabajo, con el mismo tipo de contrato de trabajo y que realice un trabajo idéntico o similar”.

Por último, para poder incentivar la contratación, es preciso contar con una serie de bonificaciones y subvenciones que despierten el interés de las empresas a la hora de contratar a los jóvenes sin experiencia. Por ello, el artículo 12 de la ley 11/2013 cuenta con lo siguiente:

Las empresas y trabajadores autónomos que, transcurrido el plazo de tres meses desde su celebración, transformen en indefinidos dichos contratos, tendrán derecho a una bonificación en las cuotas empresariales a la Seguridad Social de 41’67 euros/mes (500 euros/año) durante tres años o 58’33 euros/mes (700 euros/año) en el caso de contratación de una mujer, siempre que la jornada pactada sea al menos el 50% de la correspondiente a un trabajador a tiempo completo comparable.

También contarán con el mismo derecho las empresas usuarias que contraten dichos trabajadores a través de un contrato de puesta a disposición con una empresa de trabajo temporal.

Para poder acceder a estos beneficios, es necesario que las empresas y trabajadores autónomos no hubiesen adoptados, en los seis meses anteriores a la celebración del contrato, decisiones extintivas improcedentes que se hayan producido a partir del 24 de febrero de 2013, para aquellos puestos del mismo grupo profesional que los afectados y para el mismo centro de trabajo.

Además la empresa deberá mantener el mismo nivel de empleo alcanzado con la transformación durante, al menos doce meses. Si no, procederá al reintegro de las bonificaciones.

 

Vía| Boletín Oficial del Estado

Más información| La Vanguardia

Imagen| Primer empleo joven

RELACIONADOS