Derecho Mercantil, Jurídico 


Contrato laboral a la “Austríaca”, ¿una opción para España?

Mucho se habla estos últimos días de las, cada mes, elevadas tasas de paro que sacuden nuestro país. También de la necesidad de un nuevo Pacto por el Trabajo, que una a Gobierno, oposición y sindicatos. Con este nuevo pacto lograr una nueva reforma laboral, o un acuerdo de mínimos para intentar salir adelante y paliar los devastadores efectos que esta teniendo el paro en nuestra sociedad.

Por ello me gustaría salir al paso de dicho “futurible acuerdo”, y analizar un sistema que “parece, esta dando buenos resultados” en su país, Austria. Curiosamente fue aprobado por consenso, o gran pacto, como prefieran llamarlo. La centro-derecha austriaca en coalición con los liberales consiguieron el apoyo de demás partidos y órganos sociales para hacer de Austria uno de los países con menor tasa de desempleo, por debajo del 5%. Si bien, este modelo tienes sus pros y contras, al igual que algunas “incompatibilidades” con el mercado laboral español.

El paro, en máximos históricos en nuestro país.

Pero, ¿en qué consiste este sistema?, a grandes rasgos podríamos resumirlo en un “Fondo de despido” donde la empresa mensualmente introduce un 1,5377% libre de impuestos del sueldo bruto del empleado. Este fondo gestionado por “gestoras independientes  elegidas por las empresas y los comités laborales invierten dichos fondos de modo que de una rentabilidad y aumente el fondo.  Los empleados pueden disponer de este fondo cuando son despedidos (si abandonan el trabajo voluntariamente podrán disponerlo a los 5 años desempleados), o al momento de su jubilación, como suplemento a la pensión –cabe destacar que en este punto podrán cobrarlo al momento (con un 6% de impuestos) o a plazos (libre de impuestos)–, todo dependerá de si se ha dispuesto de él previamente o no.

Este sistema presenta graves “peros”, por ejemplo crea incompatibilidades entre el sistema antiguo y el nuevo. Ya que los antiguos trabajadores no tienen obligación de regirse por este nuevo sistema. Aunque si existe un sistema de transferencia del antiguo al nuevo. En España podríamos hacer algo parecido, ofreciendo la opción de calcular cuanto lleva acumulado y empezar a sumar con el nuevo sistema o mantener el sistema antiguo. Aunque en este segundo caso, se le debería proteger de posibles despidos buscando ahorros. Pues el sistema nuevo resulta mucho mas conveniente para la empresa. Al igual de una protección extra hacia los trabajadores mas mayores, pues sería una tendencia su despido para la contratación de mano de obra mas joven.

Lo que queda clarísimo, es que el despido sería mucho mas fácil. Algo que no gusta, pero en cambio, favorecería la movilidad entre trabajos. Se acaba el término conocido como “antigüedad” del trabajador, que crea en el trabajador un deseo por permanecer en su empleo actual. De igual modo, se mantendría lo ya “acumulado” en el fondo, en su nuevo empleo. Y en caso de despido y no ejercer la opción de cobro, poder seguir acumulando.

Otro problema son las diferencias entre la economía austriaca y la española, donde en la centroeuropea encontramos un sueldo medio de 36.000€ y en España apenas de 20.000, lo que haría necesario subir en España (para mantener los 45 días/año) al 12%. A esta medida se le presentan alternativas, como un sistema mixto entre el austríaco y el español. Por ejemplo, la empresa aporta un 5% al fondo y en caso de despido se posean además de 20 días/año de sueldo.

Este sistema favorecería, también la temporalidad, pues estos trabajadores que apenas tienen derechos a pensión o indemnización debido a la poca duración del empleo, comenzarían a acumular en su fondo pudiendo llegar a tener derecho ambas. Sería un gran impulso a sectores como el turismo– fundamental en nuestro país– o la construcción– desgraciadamente también bastante importante.

También beneficiaria a las PYMES, tan importantes en una economía. Pues con la aportación mensual al fondo de despido, en el momento que esta empresa deba afrontar un despido, no tendrá que hacer frente a desembolso enormes, ni verá afectada su liquidez. 

Los empleados del sector terciario, fundamental en nuestro país, serán beneficiados en este nuevo sistema.

Sobre la gestión de los fondos nos encontramos con una gestión privada, bajo autorización estatal. Este sistema, que además incluye unos baremos sobre donde se puede invertir y hasta cuanto, y en qué dicho fondo, consiste en una serie de gestoras a las que las empresas, por acuerdo entre empresa-trabajadores, se unirán para la gestión de su fondo. Esta gestión puede cambiar de “gestora” cada año.

Luego, a la pregunta, ¿es una opción para España?, creo que si, además muy positiva, siempre y cuando se cubran las diferencias entre la economía española y la austriaca:

-Proteger a las personas regidas por el sistema antiguo, al igual que a los trabajadores mas mayores, para evitar un despido indiscriminado de estos en busca de ahorro y mayor beneficio.

Establecer una clara normativa para cambiar el contrato antiguo al nuevo sistema.

Y, la creación del sistema mixto que evite que las indemnizaciones caigan a cantidades irrisorias (como ya comenté el 5% + los 20 días/año).

 

Vía| Expansión, ElBlogSalmon y ElDerecho

Imagen|Noticias de Alava, ElBlogSalmon.

Mas info| 20minutos

En QAH| ¿En qué consiste la Reforma Laboral?

RELACIONADOS