Cultura y Sociedad 


Contraprogramación: la política depredatoria de las televisiones

¿No te ha pasado nunca que un día estabas esperando a ver tu serie favorita en la tele y te has dado cuenta de que la cambian de día? De un tiempo a esta parte, las grandes cadenas privadas y generalistas de nuestro país se han dedicado ha realizar entre ellas una política predatoria que tiene como fin maximizar la audiencia de un programa y minimizar la de cualquier otro de la competencia: hablamos de la contraprogramación.

La contraprogramación consiste en cambiar con muy poco tiempo de antelación la hora y/o el día de un espacio televisivo. Esto va ligado, generalmente, a una falta de información a los telespectadores. Pero no sólo a ellos perjudica esta práctica. Anunciantes, revistas especializadas en televisión y las propias cadenas sufren las consecuencias de este mal. Y es que todas las televisiones juegan, cual partida de ajedrez, en un tablero de intereses puramente estratégicos, generalmente relacionados con la obtención de mayores beneficios y de neutralizar a la competencia.

Hoy, existe una legislación que, en teoría, controla que toda lucha por un punto más de share no sea siempre lícita. Desde 1999 hasta 2006, las televisiones tenían un plazo de 11 días para comunicar los cambios en sus parrillas, pero se redujo a tres. En una carta, la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) reclamó hace un mes al Ministerio de Industria que investigue la legalidad de estas variaciones, afirmando que lo que se realiza es una estrategia de “guerrilla”. De hecho, las grandes cadenas ya han sido multada por ello.

Lo curioso es que muchas veces las luchas que tienen lugar se dan entre “series hermanas”, es decir, de la misma productora. Una de las más sacrificadas por la contraprogramación es la productora Globomedia. Sonados fueron los casos de “Los Serrano” y “Los Hombres de Paco” o la miniserie “Felipe y Leticia” e “Hispania”.

Desde Globomedia se ha criticado con dureza que Telecinco, por ejemplo, haya cambiado hasta tres veces el día de emisión de “Los Serranos” para luchar contra otra de sus ficciones. Por su parte, desde la cadena que preside Paolo Vasile se ha afirmado que dichas quejas son insustanciales y que “son como una pataleta de un niño que sólo ve lo que quiere ver”.  En honor a la verdad, la cadena adquiere el producto del fabricante y puede hacer con él lo que quiera, cambiándolo de día de emisión por ejemplo, aunque eso suponga un perjuicio para los espectadores.

Más información| Vayatele

En QAH| ¿Cómo se miden las audiencias en televisión?

Imagen | Vayatele

RELACIONADOS