Patrimonio 


Construyendo a hombros de gigantes: Roma y Toledo

Siempre pensamos que las antiguas civilizaciones creaban a partir de la nada y que todo era novedad y estreno y descubrimiento tras descubrimiento… Y no.

El clarísimo ejemplo de esto es un hallazgo que se ha producido en Toledo. Esta vez no tiene que ver directamente con su pasado de las Tres Culturas, sino con algo un poco más antiguo. Bajo la mezquita de Tornerías se ha descubierto una edificación romana que ocuparía un área de unos 140m2.

La mezquita de Tornerías en Toledo, cerrada al público desde 2012, está siendo sometida a trabajos arqueológicos para reabrir al público como centro para la promoción regional de la artesanía.

El edificio romano sobre el que se asienta la mezquita, según los investigadores, es una cisterna relacionada con el acueducto y el sistema hidráulico de la ciudad imperial. Hay una cota de alrededor de 2 metros excavada y aún no ha salido el suelo de la edificación.

Además, se han podido identificar construcciones de época andalusí que también amortizaron el edificio preexistente.

Con estos trabajos arqueológicos pretenden conocer tanto la evolución de la mezquita como su relación con el edificio romano. Con la restauración integral del inmueble se obtendrá una mejor interpretación y definición de los volúmenes y apariencia originales.

Este monumento es uno de los más emblemáticos y menos conocidos de Toledo. Gracias a la reutilización del edificio romano subyacente, de sillares, a modo de potentísima cimentación, se ha conservado hasta nuestros días.

Interior de la mezquita de Tornerías

Tiene un diseño muy similar a la mezquita del Cristo de la Luz, o Bab al-Mardum, pero, al contrario que esta última, no se conoce la fecha de fundación del edificio. Tornerías tiene una planta cuadrada irregular y se divide en dos plantas; en la segunda quedan restos del mihrab y la qibla. Esto es así ya que el desnivel de la calle es imponente. También cuenta con una cubrición de cúpulas vaídas de ladrillo, excepto la central, que cuenta con nervaduras; dividido el espacio en nueve, a través de cuatro columnas con capiteles macizos que sujetan arcos de herradura.

Aparece mencionada desde el siglo XII en toda la documentación consultada. Fue lugar referente para los mudéjares toledanos.

El arqueólogo que excavó y puso en valor Bab al-Mardum, Arturo Ruiz Taboada, es el mismo que está encargándose de Tornerías, junto con los profesionales de AMA Arquitectura en el plano (arquitectos Francisco Javier Alguacil San Félix, Luis Moreno Domínguez y Francisco Javier de Paz Gómez). Los trabajos correspondientes a consolidaciones de elementos singulares los está llevando a cabo el restaurador Luis Miguel Muñoz Fraguas.

 

Vía| ABC, El diario

Más información| Wikipedia, Toledo olvidado

Imágenes| Wikipedia, Eduardo Sánchez Butragueño

RELACIONADOS