Coaching Profesional 


Construir una vida feliz

boca chico

¿Cuántas veces nos hemos preguntado casi hasta marearnos sobre la mejor forma de ser felices?

El concepto de felicidad es muy subjetivo y no para todas las personas esa palabra significa lo mismo, eso es lo primero que deberíamos tener claro al hacernos preguntas de ese estilo.

Existen personas que serán felices mientras ayudan a otras que pasan hambre, y existen personas que serán felices mientras ayudan a otras a pasar hambre mientras a ellas no les pase lo mismo.

Cuando miramos hacia dentro de nosotros mismos y olvidando el ejemplo anterior, ¿sabemos realmente cuál sería la forma en la que estaríamos más cerca de ser felices? Si alcanzar la felicidad es, en teoría, relativamente difícil, más difícil es entonces la tarea de conocerse a sí mismo tan bien como para saber qué nos haría felices. Es más, la segunda tarea, es condición “sine qua non” para conseguir la primera.

Por ello, ya tenemos algo pendiente. Conocernos a nosotros mismos como prioridad y en un primer término para poder posteriormente alcanzar la felicidad.

Un apunte: Existen personas que pueden ser felices sólo con llegar a conocerse a sí mismas.

Conocerse a sí mismo implica respetarse -por supuesto- y existen diariamente hábitos, pensamientos, actitudes y también agentes externos que hacen que no lo hagamos. Todos pueden influir en el proceso, pero a todos se les puede sortear si somos conscientes de lo que queremos.

Además, no en pocas ocasiones, nos ocurren cosas que pueden completar o mejorar nuestra felicidad que no dependen de nosotros sino de la respuesta con la que les hagamos frente. Las llamamos oportunidades.

Otro apunte: Perder un trabajo puede ser una oportunidad, subjetivamente hablando claro.

El ciclo de las oportunidades es muy sencillo:

– Trabajas duro por algo que te hará feliz una vez que te conoces a ti mismo, que es lo primero.

– Se presenta una oportunidad, consecuencia en considerables ocasiones también de ese trabajo.

– Respondes ante ella de forma positiva. La aprovechas. En caso contrario, se marcha y no le gusta volver demasiadas veces.

– Si no se fue, la oportunidad te corresponde con dosis de felicidad.

boca chica

Para entrar en este ciclo existen exigencias, por supuesto, incluso para mínimamente acercarse a él. Mucha gente piensa que las oportunidades en la vida vienen solas, cuántas veces hemos escuchado a gente decir que existen 2 tipos de personas, las que tienen estrella y las que no), pero normalmente la gente las provoca.

¿Cómo? Cambiando y tomando pequeñas decisiones, continuamente, eso puede ayudar mucho a provocar oportunidades.

Provocar la oportunidad a través de movimiento, pero con la base firme de conocerse a uno mismo. Construir la base antes que el tejado, que es tu propia vida, esa en la que se nos brinda la oportunidad para ser feliz, aunque y otra vez salvando a las personas del ejemplo del comienzo del texto, supongo que no serás capaz de ser feliz sin ver feliz a los demás. ¿Cómo podríamos ayudar o qué aportar para potenciar la felicidad de ellos? Lo dejamos para los comentarios, o en el siguiente post en el que nos des la oportunidad de responder.

Más Información | El Mercado de la Incertidumbre

Imágenes | Sonrisa, Sonrisa2

RELACIONADOS