Trending 


¿Consideras el turismo sexual como una práctica tolerable?

El turismo sexual es un fenómeno global. La globalización económica es un hecho y el turismo sexual es uno de los aspectos que dan muestra de ello. Como fuente de ingresos, los turistas sexuales han puesto en alza un negocio que se va expandiendo y adaptando a las leyes que van apareciendo para combatirlo. La práctica del turismo sexual se centra en zonas concretas donde es más fácil llevarlo a cabo. A los tradicionales países de destino Tailandia, Cuba y Senegal se les han unido Colombia, Kenia, Camboya, Mongolia y Estonia entre los más visitados.

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/106779/hacer-turismo-sexual"]

erotic-229682_640No son todos pero sí los más representativos. En cada uno de ellos, la falta de control ha supuesto el establecimiento de un “mercado del sexo” en el que los turistas, con un fajo de billetes bajo el brazo, se aprovechan de situaciones desesperadas de subsistencia, sin atender a normas, juicios morales o incluso, si se trata o no de menores de edad. A ello contribuye el abaratamiento de los viajes y la pobreza que impera en los países de destino. Sobrevivir está por encima de cualquier otra cosa y de ello sacan beneficio los turistas, que lejos de sus países de origen se encuentran con impunidad para infringir las leyes y comerciar con el sexo. Además, este fenómeno global aumenta peligrosamente el terrible negocio del tráfico de personas, al hacerlo económicamente más rentable y atractivo para los traficantes. No sólo las víctimas son mujeres. También, aunque menos, se trata de hombres y, desgraciada y mayoritariamente, niños de ambos sexos.

Surgen una y mil preguntas al respecto con una o varias respuestas. Hay que ponerse en la piel de los demás e imaginarse que se podría llegar a hacer para sacar adelante una familia o, simplemente, sobrevivir. Legalidad y derechos humanos se oponen al turismo sexual pero su peso como actividad económica y las difíciles situaciones económicas de los países de destino, hacen que terminar con esta práctica sea un imposible.

Y tú, ¿qué opinas?

Por María Font Oliver

RELACIONADOS