Economía y Empresa 


Consecuencias económicas del Brexit

El referéndum celebrado en Reino Unido el pasado jueves 23 de junio ha conducido a unos resultados que podrían ser muy perjudiciales para el país. Tras tomar la decisión de salir de la Unión Europea en un referéndum con casi un 52% de votos a favor de “Leave” y perdiendo el “Remain”, con una tasa de participación del 72%, el primer ministro Cameron ha renunciado, aunque aún permanecerá en el cargo tres meses más hasta que el partido conservador elija a su próximo líder en septiembre. Sin saber aún cómo evolucionarán las negociaciones con la UE tras iniciar el procedimiento de salida previsto en el Artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, este artículo se centra en las consecuencias económicas que el “Brexit” podría acarrear.

 

  • Mercados financieros: Tras la bajada del rating a “AA” tanto por Standard&Poors como por Fitch, Reino Unido se enfrenta al riesgo de que los inversores se retiren a mercados más seguros. De hecho, desde meses antes de la votación, ya se produjo un resentimiento en fondos británicos debido a una operación de reajuste de carteras. Igualmente, las pensiones o fondos privados de jubilación también podrían sufrir pérdidas.
  • Empresas y empleo: Múltiples empresas han elegido desde hace años la City de Londres como centro de operaciones en Europa. Sin embargo, muchas de ellas se plantean salir o reducir el número de trabajadores en sus sedes británicas, ya que consideran que el Brexit perjudicaría sus negocios. Por ejemplo, JP Morgan y HSBC, ya han anunciado que mudarían buena parte de sus plantillas a territorio continental, Rolls Royce ha paralizado sus inversiones, y empresas como Iberdrola, Sabadell, Santander o Ferrovial, con importantes negocios en el Reino Unido, consideran que la caída de la libra les generará deterioros en su capital (al ser el valor contable mayor al valor real) y en su beneficio consolidados en euros. El FMI no duda que la City quedaría “erosionada” y la gestora BlackRock le pone cifras: se perderían 110.000 empleos en este hub financiero.
  • Balanza de pagos y comercio de mercancías con la UE: La balanza de pagos registra las transacciones monetarias producidas entre un país y el resto del mundo en un determinado periodo, incluyendo exportaciones e importaciones de bienes, servicios, capital financiero y transferencias financieras. La balanza de pagos de Reino Unido quedaría afectada tras la imposición de aranceles, que suponen una barrera y encarecen los productos haciéndolos menos competitivos al exportar, provocando también un retraso en la entrega de las mercancías debido a los trámites que deben realizarse en aduana. En cualquier caso, Reino Unido podría ingresar en la Asociación Europea de Libre Comercio (conocida por sus siglas en inglés EFTA), que es un bloque comercial para países que no quieren formar parte de la UE pero que permite favorecer la expansión económica. Por otra parte, la salida de Reino Unido de la Unión, implica un menor presupuesto para la UE, a pesar de que Reino Unido ya contaba con un descuento ante su contribución al presupuesto.
  • Depreciación de la libra: Dado que al introducir aranceles los productos se encarecen y son menos competitivos en una exportación, el país se podría ver obligado a provocar el efecto contrario mediante una devaluación de la libra para conseguir que los precios para ser más competitivos. Esto podría suponer una nueva etapa de recesión. La caída de la libra puede provocar un efecto sustitución de exportaciones españolas por productos británicos, en aquellos casos en que haya un sustituto perfecto o muy similar producido directamente en Reino Unido, ya que los productos españoles serían relativamente más caros si se devaluase la libra.
  • Sector turístico e inmobiliario: Estos serían dos de los sectores que más afectados se verían en España. En primer lugar, un 23% de los turistas que nuestro país recibe son británicos. Así mismo, muchos de ellos adquieren viviendas en España, siendo el colectivo de extranjeros que más viviendas compran en nuestro territorio (cerca del 3% del total de casas adquiridas en España en en los primeros meses de 2016).

Dejando al margen otras cuestiones no económicas que perjudicarían a Reino Unido una vez que se haya producido el “divorcio” de los otros 27 países que componen la Unión Europea, hay muchos más aspectos económicos que podrían mencionarse, desde inversiones extranjeras hasta el coste de la emisión de nuevos pasaportes.

Aún queda por determinar cuál será el futuro y el impacto real del Brexit. Por ahora lo que se puede afirmar con toda seguridad es que hay mucha incertidumbre: ¿Quién sustituirá a David Cameron? ¿Cuándo se iniciará del proceso del art. 50 TUE? ¿Cuál será el resultado de las negociaciones? ¿Se repetirá el referéndum? ¿Se opondrán Escocia, Irlanda del Norte o Gibraltar a que las consecuencias del Brexit les afecten? ¿Planteará esto otras cuestiones similares en otros países como Holanda o Francia? Cuestiones que, por el momento, no tienen una respuesta clara, sino que generan dudas en la sociedad y, donde hay incertidumbre, hay una tendencia negativa en la economía, reflejada en la caída de las Bolsas por el miedo a invertir. En conclusión, el alcance del impacto de la decisión del pueblo británico no es posible de determinar aún, pero cuanto antes se aclare el futuro de Reino Unido y de la Unión, menor será el daño que las dudas están creando.

 
Vía| 20minutos, ElConfidencial
Más información| Bbvaresearch
Imagen| ElConfidencial, ElEconomista

RELACIONADOS