Moda 


¿Conoces el Museo del Traje?

Museo del Traje

Vista exterior de las instalaciones del Museo del Traje, Ciudad Universitaria.

La moda es un motor en continuo movimiento. No es un secreto que nos preocupamos por saber cuáles son los códigos del momento para no sentirnos fuera de este movimiento social. Tampoco que el traje o el calzado son más que simples elementos que cubren nuestro pudor; son nuestra carta de presentación y lo que nos conduce a una determinada época histórica o grupo orgánico.

El edificio de los arquitectos Jaime López Asiaín y Ángel Díaz Domínguez concebido en los años 70 como Museo Español de Arte Contemporáneo y más tarde como el Museo del Pueblo Español, alberga actualmente el Museo del Traje, heredero de la anterior colección.

Estas instalaciones nos permiten viajar en el tiempo a través de piezas históricas como la casaca, la chupa y el vestido “a la francesa” que se vestían en el Rococó, complementos tales como chinelas, zapatos, medias y bolsos de la Ilustración y el casticismo, llegando al jubón, la basquiña y el “spencer” típicos de afrancesados y burgueses. Más tarde llega el Romanticismo, los vestidos de baile con innumerables pliegues y los cuerpos armados de ballenas.

Vestido de raso crudo de Pedro Rodríguez. Palabra de honor, con bordado florales.

Comienza el siglo XIX, y con él adquieren presencia y reconocimiento los creadores, entre ellos los españoles Mariano Fortuny y Madrazo, famoso por sus túnicas y el tintado de los tejidos y Cristóbal Balenciaga y su gran lista de vestidos emblemáticos. Resulta curioso cómo la mayoría de vestidos que se conservan en el museo son de su firma EISA producida en España, mientras que de su firma homónima creada en París, escasean. Esto se debe a que la producción de la primera era mucho mayor. Tampoco podemos olvidar a Paul Poiret, quien se dice que liberó a la mujer del corsé y a Christian Dior y su consagrada silueta New Look. Es en este siglo también obtienen importancia las publicaciones de moda, que se hacen famosas entre la sociedad acomodada y facilitan que la moda traspase fronteras.

La Alta Costura se instaura en la década de los 50 y 60, siendo Pedro Rodríguez uno de sus principales representantes. Varias décadas después, toman importancia creadores como Manuel Pertegaz y Elio Berhanyer. A finales del siglo XX la moda se pluraliza, se desarrolla el estilo personal de nuevos diseñadores y se consolida el prêt-à-porter. Nos acercamos a la actualidad, donde encontramos creaciones contemporáneas muy diversas entre sí, por lo que resulta fundamental adentrarnos en la historia para descubrir el origen y comprender el proceso que nos ha llevado a interpretar las prendas que utilizamos en la actualidad. Como unos párrafos no hacen justicia a un museo de estas características, es muy recomendable conocer el espacio o realizar la visita virtual.

La relación tan estrecha que existe entre tiempo, espacio y moda es evidente. Del mismo modo, las condiciones económicas, sociales, culturales, políticas y artísticas han influido en la historia de nuestra forma de vestir. Una historia que merece la pena conocer, ¿no creéis?

Vía| Museo del Traje

Imagen| Museo del Traje, m a r i q u i t i n a

RELACIONADOS