Jurídico 


¿Conoces el recurso de queja?

Señala el artículo 494 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil que “contra los autos en que el Tribunal que haya dictado la resolución denegare la tramitación de un recurso de apelación, extraordinario por infracción procesal o de casación, se podrá interponer recurso de queja ante el órgano al que corresponda resolver el recurso no tramitado. Los recursos de queja se tramitarán y resolverán con carácter preferente (…)”.

Técnicamente no se trata de un recurso sino de una petición o instancia directa, por cuya pretensión se reclama justicia, que ha sido denegada por el órgano de jurisdicción delegada. Precisamente por ello, se reclama ante el órgano que delegó la jurisdicción.

La queja puede hacerse valer por la denegación de justicia respecto de la admisión de un recurso de apelación o cualquiera de los extraordinarios. Siempre será competente para conocer de este recurso el superior jerárquico. Así, de los procedimientos ante el Juzgado de Paz, resolverá el Juzgado de 1ª Instancia; de este último, lo hará la Audiencia Provincial; de la que conocerá el Tribunal Superior de Justicia o el Tribunal Supremo, según sea el recurso extraordinario de que se trate, bien entendido que en el de casación sólo conocerán los Tribunales Superiores de Justicia de las Comunidades Autónomas cuando verse sobre cuestiones relativas a resoluciones de órganos jurisdiccionales del orden civil con sede en dicha Comunidad, siempre que el recurso se funde en infracción de normas de Derecho Civil, Foral o Especial propio de la misma, y cuando el correspondiente Estatuto de Autonomía haya previsto esta atribución, conforme al artículo 73.1 a) de la LOPJ.

Estos recursos deben tener una tramitación preferente a fin de no dilatar la duración de un proceso que puede continuar en caso de que la admisión del recurso hubiera sido mal denegada.

Este trámite comienza con un recurso de reposición. Se puede interponer en el mismo escrito la reposición y subsidiariamente la queja, solicitando testimonio de ambas resoluciones: la de inadmisibilidad del recurso y la resolutoria de la reposición, si la decisión fuera adversa.

El escrito de interposición se hará ante el Tribunal competente para conocer de la queja a la que se adjuntarán los testimonios expedidos por la Secretaría del Tribunal recurrido.

Por último, cabe señalar que el auto resolutorio de la queja no es recurrible.

Vía| Comentario a la Ley de Enjuiciamiento Civil. Vázquez Iruzubieta, C. (Difusión Jurídica).

Imagen| justicia

RELACIONADOS