Cultura y Sociedad, Moda 


¿Conoces el fenómeno Do It Yourself?

Rótulos.

Rótulos.

La crisis agudiza el ingenio. Tal es así que desde que los bolsillos de los españoles comenzaron a verse afectados por la crisis, la imaginación como por ejemplo a la hora de vestir, ha saltado a la luz para convertirse en todo un escaparate de creatividad, talento y oportunidades. Y es aquí cuando el fenómeno Do It Yourself (Hazlo tú mismo), se ha impuesto con estilo en el mundo de la moda y los complementos. Y lo ha hecho para quedarse.

El fenómeno DIY nos permite reutilizar nuestras prendas, darles un toque más personal y salirnos la línea tradicional marcada para las grandes compañías textiles. Se puede customizar al gusto del consumidor diseñando una nueva tendencia o adaptándose, principalmente, a los nuevos prototipos que marcan las modelos o bloggers más importantes del país.

Desde hacer el vuelto de un pantalón un poco más elevado de lo habitual y dejar al aire los tobillos para darle más personalidad a los zapatos, hasta incorporar nuevos elementos a las prendas para cambiar su patrón original, la posibilidad de ser diferente es la razón primordial cuando se trata de combinar o hacer las prendas uno mismo.

Esta posibilidad se encuentra también en diferentes portales de moda como Zalando donde, a partir de la selección de varias prendas básicas, puede hacerse una selección posterior y combinar los outfits antes de ser vestidos. Basta con hacerte una composición de qué prendas y colores deseas y cómo quieres combinarlas para una cita, el día a día o un evento especial en el que quieras sorprender a todos.  La moda DIY para los más creativos está de enhorabuena porque, por fin, pueden salir a la calle con sus creaciones personales y ser diferentes al resto.

España es un país donde uno de los principales gastso que realiza el público femenino es en moda y complementos. Si hasta ahora es cierto que no se especulaba a la hora de comprar o darle demasiada importancia al precio, desde hace más de un año, las mujeres optan por combinar prendas a precios más económicos y añadirles complementos en el tejido con el que romper la linealidad de las colecciones de las tiendas de gran consumo, dándole un toque diferente para evitar ser identificados por el patrón cuando salen a la calle.

 

RELACIONADOS