Historia 


¿Conoces a María de Maeztu?

María de Maeztu Whitney vino al mundo en 1882, en la ciudad vasca de Vitoria. Definiremos su familia como liberal, católica y progresista la cual otorgó a María una gran atmósfera intelectual para formarse.

Fue una pedagoga formada en la Escuela Superior de Magisterio y tuvo la influencia de la Institución Libre de Enseñanza. También dirigió la Residencia de Señoritas, creada en 1915 por la Junta de Ampliación de Estudios. Después de la Guerra Civil Española se exilió en Buenos Aires, ejerciendo en su universidad.

Su hermano, el poeta Ramiro de Maeztu, ejerció una gran influencia en la figura de María a lo largo de su formación intelectual. La lista de personajes influyentes en la hermana de Ramiro es clave para entenderla a ella: Unamuno, Ortega, Azorín, Baroja; personajes de primera división en el mundo de la cultura.

Los viajes de María a capitales europeas le abrirán los ojos para formar su pensamiento. Maeztu apuesta por una europeización de la sociedad española, un pensamiento que encontramos en otro gran intelectual, Giner de los Ríos. El problema nacional según ella es no haber creado filósofos en los últimos siglos, o sea, el problema es no haber pensado con intensidad.

La reforma que plantea Maeztu llega a través de la educación, mediante los maestros, reformando al maestro se reforma la sociedad. Para María el maestro debe ser un orientador moral y defensor de ciertos valores absolutos. El profesor debe acontecer como líder espiritual de la futura sociedad. Una frase capital de Maeztu para entender la figura del profesor es la siguiente: la letra con sangre entra; siempre que se entienda que se trata de la sangre del maestro. El eje de la educación no puede ser cualquiera.

2Maeztu1_thumb

María de Maeztu

La relación con la Institución Libre de Enseñanza a veces se puede confundir con su propio pensamiento. La idea de humanizar al hombre es compartida por María y dicha institución. La idea de humanizar es para conseguir una evolución social, política y económica sin atropellos y, a la vez, sin pausa. Como dice Giner de los Ríos gobernarse a si propio, desenvolver libremente su personalidad superior y adaptarse a una vida verdaderamente humana.

María es una excepción de la época. Su generación no es muy creadora de almas como la suya. Seguramente está en el selecto grupo de mujeres como Federica Montseny, Concepción Arenal o Victoria Kent. Eran tiempos difíciles para el sector femenino y Maeztu crea precedente con su audaz y tenaz carácter. Su ímpetu fue el que construyó una mentalidad que se abrió camino en un mundo de hombres. Ella inició, como pocas, la presencia femenina en el campo educativo y pedagógico.

Una compañera de María, Victoria Ocampo, nos la describe como una mujer de acción. Siempre activa. Además de trabajadora se congratulaba con sus quehaceres. Afirma Ocampo que tenía una pasión y entusiasmo irritable en el trabajo que desempeñaba, contra lo que se podría pensar no era una fría intelectual.

María de Maeztu murió en Buenos Aires (Argentina) el año 1948, exiliada por la Guerra Civil Española.

 

Vía| PÉREZ-VILLANEUVA TOVAR, I, María de Maeztu: una mujer en el reformismo educativo español, UNED, Madrid, 1989; BENITO ESCOLANO, AGUSTÍN, La educación en la España contemporánea: políticas educativas, escolarización y culturas pedagógicas, Biblioteca Nueva, Madrid, 2002.

Imagen| María de Maeztu

En QAH| Napola:otro tipo de educación; Agogé: La educación espartana

RELACIONADOS