Cultura y Sociedad, Patrimonio 


¿Conoces a Freud? ¿Lucian Freud?

El 8 de diciembre se cumplieron 92 años del nacimiento de un genial pintor contemporáneo, Lucian Freud (Berlin 1922- Londres 2011), Seguramente lo primero que les viene a la cabeza cuando oyen su nombre es el padre del Psicoanálisis Sigmund Freud, y no andan desencaminados ya que éste fue su abuelo, de quien probablemente heredó alguno de sus rasgos de carácter más llamativos, como su egoísmo o su casi enfermizo perfeccionismo.

‘Benefits supervisor sleeping’

Su nieto Lucian Freud fue considerado, a la postre, uno de los mayores representantes de la pintura figurativa británica -a pesar de no ser británico de nacimiento- y hasta su fallecimiento en 2011 el pintor vivo más cotizado gracias a su obra Benefits Supervisor Sleeping que se subastó por 33,6 millones de dólares.

Freud fue una persona obsesionada por dotar a sus retratos de una realidad psicológica que trasciende la propia imagen, podría decirse que psicoanaliza a sus retratados porque, como el mismo pintor comentaba, necesita conocerlos bien, “que le gustasen o que quiesiera contar algo de ellos para poder trabajar.” No fue pues un retratista al uso, utilizó la pintura como instrumento de reflexión frente a la que consideraba enajenación del humano contemporáneo.

A pesar de pintar casi siempre el desnudo humano (“Quiero que la pintura funcione como carne”, solía decir) jamás pintó a su madre desnuda. Su relación con ella fue difícil y su trabajo pintándola durante más de veinte años va más allá del mero retrato; en ellos, Lucian trata de captar la atención materna perdida hace mucho tiempo, quizás jamás obtenida. Del mismo modo que hizo él, sus hijas posaron para su obra buscando establecer esa relación cercana que siempre tuvo con sus modelos y que no guardó para sus familiares que le percibían como ausente de sus vidas.

Pintor lento, preciso, quisquilloso, realista (no pintaba nada que no hubiese estado delante de sus ojos en el proceso de trabajo), tardaba años en pintar una obra y su final era una pequeña tortura para él. Como la mayoría de los artistas nunca estaba plenamente satisfecho del resultado, ni siquiera seguro de haberla finalizado. El propio Freud se describe así:

Mi sistema de trabajo es percibido como lento, ya que quiero captar cada pliegue, cada arruga, cada poro, me acerco a centímetros del rostro para observar al máximo las imperfecciones, los matices de color, quizá de una forma algo avasalladora. Mi modelo acude al estudio varias veces por semana en sesiones de hora u hora y media durante un año o más. En sus largas horas de inmovilidad me hablan de su vida, yo los escucho y, a veces también les cuento anécdotas de mi vida

Lucian Freud pintando.

Como los grandes genios fue un incomprendido, un egoísta, un obsesivo. Un personaje admirado e idolatrado pero también, lleno de contradicciones, lleno de inseguridades, pero lleno también de pasión por su trabajo.

 

Vía| GREIG, Geordie. Breakfast with Lucian. The Astounding Life and Outrageous Times of Britain’s Great Modern Painter, Nueva York, 2013.

Más información| Wikipedia, Museo Thyssen

Imagen| Benefits supervisor sleeping, Lucian Freud, Autorretrato

 

 

RELACIONADOS