Coaching y Desarrollo Personal, Educación 


Conexión entre el cuerpo y la mente: educación psicomotriz (I)

A menudo vemos cómo opinan o nos preocupamos de si un niño tiene o no que gatear, si es bueno para su desarrollo o si así aprenderá más tarde a andar. También se habla mucho acerca de que tenemos que corregir posturas, caminar rectos, etc. Pero… ¿qué sabemos del movimiento?, ¿por qué es importante?

En primer lugar, el movimiento tiene gran repercusión en el desarrollo integral de la infancia y en las posibilidades de adquisición de autonomía personal y de estructuración cognitiva, es decir, facilita el conocimiento de sí mismo y las posibilidades de conocimiento del mundo que le rodea. Siguiendo esta definición podemos afirmar que el movimiento y, por consecuente, la educación psicomotriz, incluye aspectos socioafectivos, motores, psicomotores e intelectuales. Para Piaget (1985), la actividad motriz y la psíquica se interrelacionan. “La coordinación de los propios movimientos y la acción sobre los objetos conducen al conocimiento sensorio-motor del espacio y, más adelante, al pensamiento representativo.”

En segundo lugar, hay que destacar que la educación psicomotriz tiene varios contenidos:

  • De tipo motor y psicomotor: estructuración del esquema corporal, tonicidad, ajuste postural, coordinación viso-motriz, percepción del espacio y de los objetos, percepción del tiempo y actividad gráfica.
  • De tipo cognitivo o mental: atención voluntaria, memoria a largo, medio y corto plazo, reflexión, relación, ideación, representación mental, simbolización, lógica, generalización, anticipación, flexibilidad mental, sistematización y creatividad.
  • De tipo socioafectivo: motivación e inquietud por aprender, iniciativa y espontaneidad, improvisación, persistencia en el hacer, control de las propias emociones y estados de ánimo, autoestima y aceptación de las propias limitaciones, tolerancia a la frustración, capacidad de espera de alternancia de turnos, aceptación y respeto por las propuestas de los demás.

De este modo, aunque en el siguiente artículo tratemos más en profundidad el conocimiento del cuerpo, hay que destacar aquí que cuerpo y mente están relacionados de manera bilateral. Si queremos conseguir una mente sana, ¡movimiento!, si queremos un cuerpo sano, ¡equilibrio mental y postural! “Mens sana in corpore sano”

Vía| Sugrañes, E., Àngel, M.A. (coords.), Andrés, M.N., Colomé, J., Martí, M.T., Martín, R.M., Pinell, M., Rodríguez N., Yuste, M.,Yuste, R. (2011). Primera parte: criterios básicos. En La educación psicomotriz (3-8 años)(17-29). Barcelona: Editorial GRAÓ.

Imagen|Psicomotricidad infantil

RELACIONADOS