Cultura y Sociedad 


Conducir sin señales de tráfico, el modelo de Hans Moderman

El ingeniero holandés especializado en tráfico Hans Moderman

Imagina que de repente desaparecieran todas las señales de tráfico que hacen posible la organización de automovilistas, peatones y ciclistas en cualquier ciudad del mundo, que no contáramos con la ayuda de los semáforos o las señales pintadas en la carretera que separan los carriles, y que los espacios dedicados al tránsito y a la circulación de vehículos y personas fuera compartido por todos sin separación alguna. Parece cuanto menos peligroso ¿no? Pues esto fue lo que propuso el ingeniero holandés especializado en tráfico Hans Moderman (1945-2008) cuando presentó el concepto de El espacio compartido en 2004, con el propósito de incrementar la seguridad vial y convertir estos espacios de infraestructuras a lugares sociales.

¿En qué se basa el concepto del espacio compartido según Hans Moderman?

La filosofía de Hans Moderman es simple: para hacer que el tránsito urbano sea más seguro, es necesario hacer desparecer toda la parafernalia de semáforos, señales de velocidad y otros signos que inundan las carreteras, pues estos signos lo único que hacen es distraer más al conductor de lo que verdaderamente es importante, que es todos los elementos con los que interacciona: peatones, bicicletas, un peligro, etc. Es decir, en un espacio en el que desaparecen las normas y las regulaciones, el conductor está más atento a lo que verdaderamente pasa en la carretera y lo hace más responsable. En este caso, cada participante del espacio compartido tiene que negociar el turno de paso, nadie tiene prioridad. Deben utilizar su inteligencia y pensar para organizarse y no dejarse llevar por lo que digan las señales sin pensar realmente en lo que está pasando fuera.

Las señales de tráfico y señalización lanzan este mensaje al conductor: “Este es tu espacio y nosotros hemos organizado tu comportamiento de forma que siempre que te comportes así, nada va a ocurrir”, en palabras de Monderman, esto es totalmente falso.

La intersección de Drachten en Holanda, (ver vídeo) es un ejemplo del concepto de Espacio compartido, una calle donde los coches y los peatones son iguales y el diseño de la intersección es el que le dice a los conductores qué hacer. La carretera es un espacio social, donde todos interaccionan.

El concepto de espacio compartido fue muy bien acogido por la Unión Europea quien ha llevado a cabo un importante estudio en diferentes ciudades europeas, un ejemplo cercano, que supone una variante del modelo de espacio compartido lo tenemos en Sevilla, en la Avenida de la Constitución con la integración en un mismo espacio del metro-centro y el tránsito de peatones.

Aunque el modelo de Hans Moderman todavía genera dudas, lo cierto es que sus diferentes implantaciones han dado resultados muy positivos en cuanto al descenso de accidentes con heridos.

 

Vía| The New York Times: a path to road safety with no signposts

Más información| Fomento Gobierno de España

Imagen| Hans Moderman

Video|  YouTube: La intersección de Drachten

RELACIONADOS