Jurídico 


Condiciones generales de la contratación [I]

Una de las principales notas que caracteriza a la contratación moderna es el uso masivo de las condiciones generales que realizan las empresas. La contratación en masa hace que resulte imposible negociar individualmente cada uno de los contratos. Surgen así, los llamados “contratos de adhesión” o que incluyen condiciones generales de la contratación, que se caracterizan por la ausencia de negociación y la predisposición a cargo de una de las partes, sea o no redactora de las mismas.

Ahora bien, con frecuencia las condiciones generales conducen a abusos. Por ello, las condiciones generales han de ser objeto de un estricto control, que se ha orientado en dos sentidos, que en mi siguiente post explicaré. convenio

El Tribunal de Justicia de la UE ha declarado, basándose en la Directiva 93/13, que el consumidor se encuentra en una situación de inferioridad respecto al empresario. Para establecer esta afirmación se basó en criterios como la capacidad de negociación como al nivel de información.

Durante mucho tiempo las condiciones generales de la contratación carecieron de normativa reguladora específica. Sin embargo, en la actualidad cuenta con la Ley sobre Condiciones Generales de la Contratación que ha de completarse con la Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, cuando se trate de condiciones generales en contratos celebrados con consumidores.

Las condiciones generales de la contratación se caracterizan por reunir las siguientes características:

  • Contractualidad: las condiciones se clausulas que están incorporadas a un contrato.
  • Predisposición: significa que la clausula está redactada con anterioridad. Debemos tener en cuenta que es indiferente que la redacción sea hecha por el empresario o por el tercero. Es lo que sucede en los contratos de adhesión, puesto que la clausula no se incorpora como resultado de las negociaciones previas, sino que es impuesta por una de las partes.
  • Imposición: una de las partes debe imponer la condición. Normalmente es el empresario quien tiene el poder para imponerla, pero nada impide que sea el consumidor quien la imponga.
  • Generalidad: como señala Martínez Espín, las clausulas deben estar incorporadas a una pluralidad de contratos o estar destinadas a tal fin ya que, como afirma la doctrina, se trata de modelos de declaraciones negociales que tienen la finalidad de disciplinar uniformemente los contratos que van a realizarse.

 

Vía | Martínez Espín, P. (2013) El control de las condiciones generales de la contratación.

Imagen | peatom.info

Más información | Revista Cesco

 

RELACIONADOS