Salud y Deporte 


Condición física y salud

La condición física se define como un estado dinámico de energía y vitalidad que permite a las personas realizar las tareas diarias habituales, disfrutar del tiempo de ocio activo, afrontar las emergencias imprevistas sin una fatiga excesiva y que ayuda a evitar las enfermedades hipocinéticas (Caspersen et al, 1985). En el presente artículo de Quéaprendemoshoy hablamos sobre los componentes más importantes para una condición física saludable.

Pareja corriendo, condición física y salud

Condición física y salud.

Es muy importante identificar los componentes que necesitamos entrenar para lograr el nivel de condición física que nos permita vivir con plenitud y disponer de la vitalidad necesaria para poder participar y disfrutar de actividades que propicien una buena salud.

Desde el punto de vista de la salud, la condición física está formada por 4 componentes básicos, que son: la condición cardiovascular, la condición muscular (fuerza y resistencia muscular), la flexibilidad, y la composición corporal. Estos componentes relacionados con la salud, serán considerados fundamentales a la hora de plantear los programas de ejercicio físico.

Condición Cardiovascular

El ejercicio aeróbico es importante porque ayuda a mantener y mejorar la salud y el bienestar global. Los beneficios más saludables se asocian al fortalecimiento del corazón y una mayor eficacia del sistema cardiovascular, así como el fortalecimiento de los huesos y los músculos. Además, también atenúa el estrés y la tensión de la vida cotidiana, ayuda a que nos sintamos mejor, a controlar nuestro peso corporal y a reducir el riesgo de enfermedades coronarias (Devís, 2000).

Por lo tanto, una buena condición cardiovascular, se asocia con una disminución del riesgo de sufrir alteraciones cardiovasculares, que es una de las causas principales de mayor mortalidad y morbilidad en las sociedades desarrolladas (Meléndez, 2000).

Condición Muscular

En ella pueden considerarse dos componentes, la fuerza y la resistencia muscular (Devís, 2000). De esta manera, la fuerza muscular permite la realización de distintas actividades cotidianas como por ejemplo, empujar, tirar o levantar objetos, mientras que la resistencia muscular permite que los músculos realicen estas acciones durante más tiempo. Los ejercicios que mejoran la fuerza muscular aumentarán el tamaño de las fibras musculares consiguiendo unos músculos más fuertes y voluminosos, mientras que los ejercicios encaminados a la resistencia muscular mejorarán la capacidad de todas las fibras de utilizar el oxígeno y resistir la fatiga.

Así, una buena condición muscular permitirá desarrollar unos músculos fuertes y resistentes que ayudarán a reducir los problemas de tipo musculo-esquelético que son responsables de problemas posturales y dolores de espalda, así como a realizar las actividades de la vida cotidiana con más facilidad y sin fatiga (Meléndez, 2000; Devís, 2000).

Flexibilidad

La falta de flexibilidad puede limitar considerablemente la amplitud de los movimientos corporales que desempeñan un papel importante al realizar las tareas de la vida cotidiana, por lo que la pérdida de flexibilidad en edades avanzadas puede reducir considerablemente la independencia (Meléndez, 2000).

Una buena flexibilidad ayudará a mejorar la capacidad de poder realizar actividades cotidianas como inclinarse, estirarse o alcanzar objetos. Además también ayuda a mejorar la postura y evitar dolores de espalda e impide que los músculos se inflamen y se lesionen (Devís, 2000).

Composición Corporal

La composición corporal se refiere a la cantidad de masa corporal grasa en proporción a la masa corporal magra (músculos, huesos, órganos internos) de nuestro organismo (Devís, 2000).

Es importante poseer un porcentaje de grasa bajo, ya que el exceso de grasa es considerado un factor de riesgo cardiovascular. Además, debemos recordar que en las actividades físicas que implican desplazamientos, un peso corporal excesivo y especialmente si es consecuencia de grasa corporal, limita considerablemente el rendimiento (Meléndez, 2000).

Conclusión

Como vemos, la condición física esta formada por cuatro componentes básicos: la condición cardiovascular, la condición muscular, la flexibilidad, y la composición corporal. Estos componentes son aspectos claves para mantener una buena salud física y mental.

Realizar actividad física de forma asidua y trabajar los diferentes componentes de la condición física nos permitirá vivir con plenitud y disponer de la vitalidad necesaria para disfrutar de nuestro día a día y lograr alcanzar una buena salud físico/mental.

 

En colaboración con QAH| Mundo Entrenamiento

Vía| Caspersen, C.J., Powell, K.E. & Christenson, G.M. (1985). Physical Activity, Exercise and Physical Fitness: Definitions and Distinctions for Health-Related Research. Public Health Reports, 100(2), 126-131.

Más información| Meléndez Ortega, A. (2000). Actividades físicas para mayores. Las razones para hacer ejercicio. Madrid: Gymnos. Devís Devís, J. (2000). Actividad Física, Deporte y Salud. Zaragoza: INDE.

Imagen | Condición física y salud

En QAH | Fuerza orientada a la salud, ¿cómo entrenarla?¿Es la actividad física la mejor “píldora antienvejecimiento”?¿Con qué frecuencia debemos realizar actividad física?Obesidad y actividad física: algunos datos que quizás desconocías

RELACIONADOS