Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


¿Con qué te quedas?

 

El “aquí y ahora” está sobrevalorado, cada vez tengo más claro que la inmediatez no tiene por qué traer consigo algo bueno, por el contrario muchas veces estropea lo que necesita su tiempo. En esta época en la que las prisas lo marcan todo, de engullir más que de saborear, de correr más que de pasear, acabamos pisando el acelerador con tan poca cabeza que, al final, no somos capaces de atinar con el freno y nos estrellamos sin remedio.

Por eso, a estas alturas, prefiero no precipitarme en nada, o al menos intentarlo. Es inevitable cuando empezamos a tratar a alguien, hacernos nuestra propia composición acerca de esa persona, cayendo en un grave error, ya que el proceso de conocer a los demás no acaba nunca. Es bueno mantener esta expectativa ante los que nos rodean, no bajar nunca la guardia, esforzarnos por entender a quien merece la pena y alejarnos en el caso contrario, eso sí debemos estar muy seguros antes de hacerlo para no dejar escapar a auténticos tesoros.

tumblr_lm5puflJfh1qzjce2o1_500

¿Con qué te quedas?

Nunca te quedes con la primera impresión, con esa que surge apenas le hemos soltado la mano a alguien que vemos por primera vez y ya creemos saber si es tímido o extrovertido, si es valiente o apocado, si es nervioso o más bien tranquilo… Pasados unos minutos de conversación, tendremos la sensación de saber todo acerca de él o de ella, siendo realmente absolutos desconocidos.

Y, por si no fuera lo suficiente confuso, todo ello está agravado por las redes sociales, esas que hacen que todas las caras nos resulten familiares, que nos sepamos nombres y apellidos de amigos de primos de amigos… Vuelve a la calle, a los bares, a trabajar codo con codo con tus compañeros, a hablar mirando a la cara, a comunicarte con gestos y no con emoticonos, a ser capaz de transmitir lo que sientes con una persona enfrente y no tecleando una pantalla.

No te distraigas, permanece atento al proceso en el que te encuentres inmerso, ya sea en lo laboral o en lo personal. No pierdas detalle, aprende en el camino, recuerda cada paso que des y la dirección que tomes. Y, sobre todo, haz absolutamente todo lo que esté en tus manos para llegar a esa cima con la que sueñas, pero no tengas prisa, esto último no forma parte de la fórmula del éxito, a diferencia del tesón, la humildad y la ilusión. ¿Con qué te quedas?

Imagen| Fiesta

Más información| Te lo dije cantando, Tarro de buenos momentos

En QAH| ¿Qué es la gratitud?

RELACIONADOS