Coaching Profesional 


Con los cinco sentidos…

 

Suena el despertador, pones un pie fuera de la cama y empiezas a “funcionar”, no sabes qué te deparará el día, ni siquiera si será el primero de algo importante que está por venir o el último de lo que has vivido hasta ahora. Por eso, es mejor que estés preparado y comprendas que…

Tienes un momento para dar lo mejor de ti, sin duda es ¡ahora! No reserves… ¿Cuántas camisetas tienes guardadas para estrenar “ese día”? ¿Cuántas copas reservas para “esa cena”? ¿Cuántas oportunidades no aprovechas pensando que vendrán otras mejores? Deja de hacerlo, no pospongas nada más aquello que pueda suponer felicidad para ti hoy mismo.11a3efa46f9abc18de1044cb5231c909

La mejor persona con la que puedes estar es la que quiere pasar tiempo contigo y, además, te lo hace saber. Procura olvidarte del teléfono móvil cuando enfrente tienes a alguien real, que no se expresa con emoticonos y sí con su propia cara y sus gestos, cuya risa puedes escuchar sin tener que conformarte con un insulso “jajaja”, y que el tiempo que le tengas enfrente permanecerá “en línea”, sin ninguna duda.

Siempre es un buen momento para intentar ser feliz, muchas veces disfrutamos más del proceso que de aquello que tanto anhelamos cuando finalmente lo hemos conseguido. Por eso, ten claros cuáles son tus objetivos, pero que no te obsesionen, que no te impidan disfrutar de un camino en el que vivirás grandes momentos. En el trayecto estarás rodeado de buenas personas y otras menos buenas de las que también puedes aprender algo, como por ejemplo, lo que no quieres hacer o ser en esta vida. No infravalores ni a unos, ni a otros.

En definitiva, que poniendo los cinco sentidos se vive mejor. Porque verás bonitas puestas de sol que te reconciliarán con el mundo que habitas; acariciarás a los que más quieres, recordando por qué estás ahí, en ese momento; saborearás un buen café que te despojará de la pereza mañanera y será el primer paso para volver a ser tú; olerás flores y perfumes que te transportarán a un lugar, a una persona; escucharás la risa y el llanto de un niño, y caerás en la cuenta de lo frágiles que somos.

No te acostumbres a nada, mantén siempre tu capacidad de sorpresa, de esperar lo bueno de todo y de todos, que nada ni nadie te arrebate la esperanza… Es la herramienta más útil que nos dan para construir nuestra vida.

 

Imagen| Sonrisa

Más información| Te lo dije cantando

 

RELACIONADOS