Cultura y Sociedad 


¡Compra marcas blancas!

Una marca blanca, también denominada marca del distribuidor, marca genérica o marca propia, es una marca perteneciente a una cadena de distribución con la que se venden productos de distintos fabricantes. ¿Su principal ventaja? Excelente relación calidad-precio.

El objetivo de las marcas blancas es conseguir una fidelidad comercial para los artículos del establecimiento. El desarrollo de las marcas blancas empezó en 1975, con lo que entonces se llamó «producto libre». Los primeros envases de estos artículos eran blancos y bastante asépticos, de ahí el nombre de marca blanca.

El lanzamiento de las marcas blancas está cambiando por completo el mercado. El consumidor pasa de confiar en un fabricante para comprar un producto, a aprobar como producto de calidad aquel que vende una cadena de distribución. Pero, ¿qué se esconde detrás de las marcas blancas?

 

¿Qué se esconde detrás de las marcas blancas?

¿Qué se esconde detrás de las marcas blancas?

 

Los productos de marcas blancas son generalmente distribuidos por grandes superficies comerciales que demandan una alta exigencia a sus proveedores a la hora de comprar sus productos y ponerlos bajo su propio nombre comercial. Estos productos son, en muchas ocasiones, los mismos productos que comercializan las marcas blancas pero, el conseguir que una gran superficie lo comercialice les proporciona a estas empresas un número de ventas superiores y a la gran superficie un ahorro a la hora de comprarlos. Es un acuerdo comercial en el que las dos partes ganan aunque, en muchas ocasiones, la empresa pequeña no tenga otra opción que tener menos beneficio por artículo debido a la presión de mercado que tienen las grandes superficies.

Los estándares de calidad a los que están sometidos los productos de marca blanca son, en general, mayores que los de los productos de primeras marcas. Las grandes superficies, al vender y comprar mucho, pueden conseguir un precio más barato y competitivo que la mayoría de marcas comerciales habituales.

Esto determina que la relación calidad-precio ofrecida por las marcas blancas sea difícilmente alcanzada por las marcas comerciales habituales. A esto se debe la popularidad que están alcanzando este tipo de productos, aunque bajo ellos se esconda la misma marca tradicional que comprabas antes. De ahí el spot publicitario: “No fabricamos para otras marcas”. Esto deja claro que esa empresa no comercializa sus productos bajo el nombre de otra, marca blanca.

Las últimas encuestas realizadas estiman que el consumo de marcas blancas es está muy parejo al de primeras marcas. En algunos productos las marcas blancas ya superan a las primeras marcas. 

Algunas empresas familiares consideran esto una competencia desleal ya que las grandes superficies aprovechan su posición líder en el mercado para ofrecer una relación calidad-precio que nunca podrá ser igualada por dichas empresas.

Vía| marketingdirecto.com

Imágenes| destacadaviñeta

Más información| marcasblancas, competeciadesleal,

En QAH| marcasblancas

RELACIONADOS