Economía y Empresa 


Competitividad entre administraciones locales

El Ayuntamiento es, además del máximo exponente de la Administración Local, el organigrama de gestión pública más cercano al ciudadano. Además, distintas normas le han dotado de mecanismos de gestión y de asunción de competencias que le hacen contar con un protagonismo capital en la sociedad española. A saber, las siguientes:

  • Ley reguladora de bases del Régimen Local
  • Ley reguladora de Haciendas Locales
  • Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administación Local

La primera sienta las bases sobre las que se sustentan las acciones operativas más importantes de la Administración Local; la segunda, regula los mecanismos de gestión de las Haciendas Locales, teniendo en cuenta las competencias asumidas tras la descentralización de la administración en España producida durante la Transición; por último y, en un contexto de crisis económica, la tercera establece la obligatoriedad de la Administración de llevar a cabo una gestión basada en los principios de racionalización y sostenibilidad financiera. Esto último, empero, teniendo en cuenta que la salud financiera de la Administración Local es mucho mejor que la de otros niveles administrativos, como el autónomico o el central.

Déficit Administraciones Públicas 2012

                Déficit Administraciones Públicas 2012

Con todos estos ingredientes y resaltando de nuevo la gran cantidad de competencias asumidas por la Administración Local en las últimas décadas, cabe incidir en su influencia de forma directa o indirecta. De hecho, los Ayuntamientos, por ejemplo, toman decisiones teniendo en cuenta los movimientos de otros Ayuntamientos, acaso los más cercanos. La descentralización en la gestión, la descentralización fiscal y la toma de decisiones desde organismos mucho más cercanos al ciudadano, fomenta la competitividad entre Ayuntamientos. Esto, en última instancia, mejora la calidad de las decisiones tomadas por los gestores municipales.

El asunto del presente artículo es defender una mayor descentralización, una suerte de segunda fase mediante la cual se dote de mayores competencias fiscales a los Ayuntamientos, los cuales compiten, e incluso colaboran, entre sí. La competencia o colaboración fiscal entre Ayuntamientos es un fenómeno que debe ser estudiado con mayor profundidad y, también, fomentado por medio de dicha descentralización de mayor calado. Personalmente, apostaría por eliminar competencias asumidas por el entramado autonómico, eliminando paulatinamente dicho nivel administrativo. Tales competencias podrían ser asumidas perfectamente por los Ayuntamientos u otros organismos de la Administración Local, como la Provincia o la Comarca. Esto, en definitiva, mejoraría la competitividad entre Ayuntamientos y, al final, mejoraría la vida de los ciudadanos.

 Vía| TESEO

Imagen| Elaboración propia a partir de datos del MINHAP

En QAH|Las claves de la reforma del procedimiento administrativo

RELACIONADOS