Jurídico 


Compartir coche, ¿a gusto de todos?

Blablacar, la red social que conecta conductores con asientos libres y pasajeros con necesidad de transporte que ha revolucionado nuestro país, lleva operando en Francia desde el año 2009 y ha sido precisamente la Corte de Casación de nuestro país vecino, quien dictaminó en 2013 que compartir coche no es competencia desleal siempre que sea gratuito o se limite a compartir gastos, es decir, siempre que no se practique con un fin lucrativo.

Sin embargo la Federación Nacional Empresarial de Transporte en Autobús (Fenebús), en una queja dirigida a Transportes, a la Defensora del Pueblo y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, ha solicitado el cierre inmediato de esta plataforma por considerarlo una practica de competencia ilegal a las empresas legalmente establecidas y autorizadas para hacer transporte público interurbano de viajeros por carretera.

Pero ¿qué entendemos por competencia desleal?

A través de la Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal, se busca garantizar la libre y leal competencia económica, mediante la prohibición de actos y conductas de competencia desleal. Se define como la práctica mercantil perjudicial para un tercero, ya sea una empresa, un usuario o particular.

Es decir, decimos que la competencia es desleal o anti competitiva, cuando alguna de las partes involucradas está realizando una actividad de honestidad dudosa, o lo que es lo mismo, el no respeto del juego limpio.

Entre las actividades llevadas a cabo como competencia desleal encontramos a las más frecuentes:

  • Dumping o venta a pérdida: vender debajo del costo.
  • Engaño: mentir acerca del producto a la venta.
  • Denigración: dar información falsa acerca de la competencia y sus productos.
  • Confusión: parecerse a un competidor para jugar con la imagen ante el consumidor.
  • Violación de secretos: divulgación de secreto industrial.

 

En su defensa, Blablacar ha precisado que su plataforma cumple con lo establecido en la Ley de ordenación de los transportes terrestres, ya que el transporte particular no da lugar a remuneraciones dinerarias directas o indirectas, y que su sistema ha sido diseñado para que los conductores cubrieran únicamente los gastos del viaje sin que puedan lucrarse por ello.

Por lo tanto, si los usuarios únicamente comparten gastos del viaje y los conductores no obtienen beneficio económico, ¿ podemos afirmar que existe competencia desleal?

Vía|Ley competencia desleal, Ley de ordenación de los transportes terrestres, vozpopuli

Imagen|Compartir coche

 

 

 

RELACIONADOS