Economía y Empresa 


¿Cómo valorar una startup? (I)

Wikipedia - NY Skyline

¿Cómo valorar una startup? (I)

Muchas startups necesitan captar fondos a través de rondas de inversión para poder desarrollar su negocio y llevar a cabo la expansión. Dada la coyuntura económica actual es muy complicado obtener créditos de entidades financieras a no ser que se tengan unas ciertas garantías, y no es el caso de la gran mayoría de startups, por lo que deben buscar otras alternativas como puede ser el Crowdfunding. Para ello, es necesario establecer qué porcentaje del accionariado se debe ceder a cambio de la cantidad deseada, lo cual implica tener que cuantificar el valor de la startup.  Sin embargo, no es tarea fácil encontrar dicho valor de una empresa que acaba de nacer, que tiene poca trayectoria financiera y comercial o, incluso, que no ha empezado a facturar. ¿Cómo se valora? ¿Cómo se mide el potencial que tiene? ¿Cuál o cuáles son los métodos de valoración adecuados? En esta primera parte del artículo trataremos de dar respuesta a algunas de estas dudas.

En primer lugar, permítanme decir que una parte fundamental para darle valor a una startup no es el nivel de ingresos que pueda llegar a generar, la brillante idea de negocio o el inmaculado informe de valoración (esencial) que una empresa de Crowdfunding como Mynbest pueda redactar, sino el equipo que hay detrás. Y no hablo de trabajadores o empleados, sino de equipo. Es imprescindible tener un excelente grupo humano que crea a ciegas en el proyecto y que sepa transmitirlo. Muchos inversores, y lo digo por experiencia, cuando invierten en empresas, lo que realmente están haciendo es invertir en un conjunto de personas en las que confían para sacar un proyecto adelante. Y todo esto se consigue, la mayoría de veces, mediante esfuerzo y dedicación. Las mejores ideas nunca triunfan por si solas sin horas y más horas de trabajo, algo de lo que muchas veces vamos escasos en este país, y el dinero busca a personas comprometidas y trabajadoras más allá de proyectos innovadores y brillantes.

Ahora bien, a parte del equipo, es necesario saber cuánto vale la startup. Métodos hay muchos, unos basados en proyecciones, otros en datos que ya están en las cuentas y varios en múltiplos y ratios. La pregunta es: ¿Son todos válidos? Como en la mayoría de las ciencias no exactas, depende. Una misma empresa valorada por dos agentes distintos, usando el mismo método de valoración, casi seguro arroja resultados distintos. La diferencia se basa en los ajustes extracontables o en los diferentes criterios de valoración.

Empecemos con uno de los modelos más usados en valoraciones startup: Descuento de Flujos de Efectivo. Este método determina el valor de la empresa atendiendo a los flujos de caja que se generaran en los próximos años, descontados a una determinada tasa de riesgo, es decir, el valor de la empresa será igual a los ingresos netos que esta pueda tener en los próximos años (teniendo en cuenta el valor temporal del dinero: no vale lo mismo un euro hoy que mañana). ¿Qué horizonte temporal se debe usar? Depende del negocio que se esté valorando, pero cinco años es un período generalmente aceptado. Para muchos, este modelo es algo totalmente subjetivo ya que creen que las previsiones no son certeras y las cifras están sujetas a una gran incertidumbre. Sin embargo, aquí está el truco: analizar profundamente la empresa, el sector en el que opera, la competencia o la escalabilidad para poder determinar un rango de crecimiento de las ventas, de los gastos que se deberán soportar, las personas que se añadirán al equipo,etc. Parece tarea fácil, pero no lo es. Por ello, para no tener prejuicios ni condicionantes previos es recomendable que lo haga una empresa externa.

Una vez tenemos todos los datos necesarios, el cálculo es relativamente sencillo. Partiendo del EBITDA, se le restan las amortizaciones y depreciaciones (que después del cálculo del impuesto se volverán a añadir ya que no son un gasto real), resultado financiero e impuestos y, una vez añadida la primera partida otra vez, se le resta el CAPEX y las inversiones en Working Capital. Con todo esto, se obtienen los flujos de caja libre que, descontados a la tasa de interés correspondientes, nos da el flujo de caja libre en cada período teniendo en cuenta el valor temporal del dinero. Si agrupamos estos flujos de los próximos cinco períodos, determinaremos cuál es el valor de la empresa a día de hoy, y con ello podremos saber qué porcentaje de acciones se debe ceder para una ampliación de capital, simplemente dividiendo dicho capital entre el valor de la empresa. Como se ha dicho al principio del artículo, por más exhaustivo que sea el análisis, el modelo de descuento de flujos de efectivo no deja de estar sujeto a incertidumbre, por lo que es preciso tener en cuenta otras alternativas para ajustar al máximo el valor de la empresa a la realidad.

Otro de los modelos o métodos más utilizados es el Venture Capital. Este modelo determina el valor de la empresa mediante el uso de múltiplos de mercado comparables. ¿Qué múltiplos se usan? Los más comunes o, dicho de otra forma, los más aceptados por la industria son el de ventas y EBITDA. La idea en la cual se basa este modelo es analizar qué nivel de ventas y EBITDA tendrá la empresa en el último año analizado (aquí se vuelve a la previa del modelo anterior donde se debe hacer un muy buen análisis) y multiplicarlo por el múltiplo (valor de la empresa dividido entre Ventas/EBITDA) de empresas comparables que ya tengan una trayectoria de años operando. Se debe tener mucho cuidado a la hora de escoger dichas empresas: deben tener un nivel parecido de ventas y operar en mercados similares. Dicho de otra forma, no podemos comparar un servicio local de mensajería con Whatsapp ni una hamburguesería en Barcelona con McDonald’s. Teniendo el valor potencial de la empresa en el año analizado, solamente quedaría descontarlo a la tasa de interés anteriormente comentada para introducir el factor de valor temporal del dinero.

Métodos hay muchos y criterios aún más. Son muchos también los detractores de cada uno, pero lo que se debe tener en cuenta en estos dos modelos que acabamos de ver, es que todo pasa por hacer un buen análisis de la empresa y de sus proyecciones y encontrar los mejores comparables para disponer de los múltiplos más adecuados. En la segunda parte de este artículo analizaremos más métodos y características para tratar de encontrar el verdadero valor de una startup. Para terminar, déjenme repetir que un documento Excel soporta todos los números, por más grandes que sean, pero lo que realmente importante es tener un equipo que trabaje de verdad.

Via| Mynbest Crowdfunding

Imagen| Wikipedia 

En QAH| Financiación alternativa: Equity Crowdfunding, ¿Qué es el Equity Crowdfunding?,

RELACIONADOS