Economía y Empresa 


¿Cómo tributan las dietas y gastos de locomoción en nuestra nómina?

Siendo trabajadores por cuenta ajena cuando tenemos que hacer un viaje o un desplazamiento extraordinario, la empresa suele paganos la dieta o el desplazamiento, pero ¿cómo tributan esos reembolsos que nos paga la empresa?

Abogado Fiscalista

¿Cómo tributan las dietas y gastos de locomoción en nuestra nómina?

La Ley del IRPF exceptúa en los rendimientos íntegros del trabajo que constituyen las dietas y asignaciones para gastos de viaje, aquellos que se refieren a locomoción y los normales de manutención y estancia en establecimientos de hostelería, especificando que reglamentariamente se establecerán límites a esta excepción, que son los siguientes:

Gastos de locomoción

Dentro de esta categoría, se exceptúan de gravamen las cantidades destinadas por la empresa a compensar los gastos de locomoción del empleado o trabajador que se desplace fuera de la fábrica, taller, oficina, o centro de trabajo, para realizar su trabajo en lugar distinto, pero con determinadas condiciones e importes según el medio de locomoción utilizado.

Caso 1: Desplazamiento en transporte público

En este caso, en el que el desplazamiento se realiza en un medio público de transporte, la excepción será del importe del gasto que se justifique mediante factura o documento equivalente, de modo que debes recordar guardar el comprobante para poder justificarlo.

Caso 2: Desplazamiento en otro medio de transporte

En el resto de casos, y sin especificar el medio concreto utilizado, la exceptuación se realiza presumiendo que el transporte se realiza por un medio de locomoción por carretera. Para ello, la excepción es el resultado de multiplicar 0,19 euros por kilómetro recorrido, siempre que se justifique la realidad del desplazamiento, importe al que hay que añadir los gastos de peaje y aparcamiento que se justifiquen.

Gastos de manutención y estancia

En este apartado, el Reglamento nos dice que están exceptuadas de gravamen las cantidades destinadas por la empresa a compensar los gastos normales de manutención y estancia en restaurantes, hoteles y demás establecimientos de hostelería, devengadas por gastos en municipio distinto del lugar del trabajo habitual del perceptor y del que constituya su residencia.

Con esta doble especificación se evita el abuso de exceptuar de gravan los gastos cuando se produce un desplazamiento a otro lugar diferente del habitual para trabajar, pero el mismo es la residencia habitual del trabajador, situación poco razonable de exceptuar frente a otros supuestos.

En cuanto a la cuantificación, las cantidades variarán según el desplazamiento:

Caso 1: Cuando se haya pernoctado en municipio distinto del lugar de trabajo habitual y del que constituya la residencia del perceptor

En este caso, se consideran asignaciones para gastos normales de manutención y estancia en hoteles, restaurantes y demás establecimientos de hostelería, las siguientes:

Por gastos de estancia, los importes que se justifiquen. ¡Recuerda pedir la factura en el hotel!

Hay un caso concreto en el que no será necesario justificarlo, el supuesto de conductores de vehículos dedicados al transporte de mercancías por carretera, quienes no precisarán justificación en cuanto a su importe los gastos de estancia que no excedan de 15 euros diarios, si se producen por desplazamiento dentro del territorio español, o de 25 euros diarios, si corresponden a desplazamientos a territorio extranjero.

Por gastos de manutención, 53,34 euros diarios, en el caso de que el desplazamiento sea dentro de España, o 91,35 euros diarios, si corresponden a desplazamientos a territorio extranjero.

Caso 2: Cuando se haya pernoctado en el municipio del lugar de trabajo habitual y del que constituya la residencia del perceptor

En este caso, las asignaciones para gastos de manutención exentas estarán limitadas a  26,67 ó 48,08 euros diarios, según se trate de desplazamiento dentro del territorio español o al extranjero, respectivamente.

¿Debe justificarse el desplazamiento?

En efecto. El Reglamento nos indica que será el pagador quien debe justificarlo, acreditando el día, lugar y motivo del desplazamiento, por lo que es necesario acreditar tanto la causa de desplazarnos, como en el caso de que no se trate de cantidades máximas exentas sino del rembolso realizado, el gasto real en el que hemos incurrido.

 

Vía|  BOE

Más Información|  Billage

Imagen|  Abogado Fiscalista

 

RELACIONADOS