Economía y Empresa 


¿Cómo son los nuevos préstamos rápidos bancarios?

Préstamos rápidos bancarios

Préstamos rápidos bancarios: dinero en menos de 24 horas.

Los préstamos bancarios inmediatos fueron, sin lugar a dudas, la novedad más destacada del pasado año en el terreno financiero. Tras mantener el grifo del crédito cerrado durante prácticamente un lustro, en 2015 las entidades financieras, animadas por el repunte del consumo y las medidas tomadas por el BCE, decidieron volver a conceder préstamos a los hogares españoles. Para seducir a sus clientes, los bancos crearon productos de financiación rápida de fácil contratación a través de Internet y los publicitaron mediante agresivas campañas por televisión, e-mails directos y hasta por SMS.

Pero ¿cómo son estos nuevos préstamos de abono prácticamente inmediato? ¿Son más caros que los créditos al consumo tradicionales? A continuación se repasan los tipos de préstamos rápidos bancarios que se comercializan en la actualidad y se analizan todas sus características.

Préstamos preconcedidos

La aparición de nuevos préstamos preconcedidos, también llamados pre-autorizados o de abono inmediato por algunas entidades, ha sido muy llamativa. Estos productos, como su propio nombre indica, son créditos que el propio banco ofrece a sus clientes sin que éstos lo hayan solicitado. La entidad fija con antelación el importe máximo que el cliente puede pedir basándose en su nivel de solvencia, por lo que el solicitante puede disponer al instante del dinero tras realizar la solicitud, ya sea a través de internet, de un cajero o en la misma oficina. Como la entidad ya dispone de los datos que necesita para comprobar el perfil de riesgo del cliente, no necesita que se le envíe ningún tipo de documentación.

Los préstamos preconcedidos, por tanto, permiten conseguir financiación al instante sin tener que enviar ningún tipo de documento. Sin embargo, su interés puede ser más elevado que el de los préstamos personales tradicionales, pues la entidad asume un riesgo de impago mayor y, además, ofrece la ventaja de la velocidad. Estos créditos no suelen tener productos vinculados (como mucho un seguro de protección de pagos), pero sí pueden incluir comisiones de apertura, de estudio o de amortización anticipada.

Préstamos 24 horas

Otras entidades también han decidido apostar por la velocidad de concesión de sus créditos, pero han ofrecido productos un poco distintos. En vez de comercializar préstamos preconcedidos, estos bancos han decidido acortar el tiempo de respuesta de algunos de sus créditos para que el solicitante pueda disponer del dinero en sólo 24 o 48 horas. En este caso, el cliente sí tiene que entregar algunos documentos, pero la entidad tarda mucho menos tiempo en analizarla y en aprobar la solicitud. Estos créditos, por tanto, son préstamos personales convencionales que, simplemente, se pueden conseguir en mucho menos tiempo. En este caso, el interés no es más caro, mientras que el coste en comisiones y en productos vinculados puede depender en función de la política de cada banco.

Vía|MiPrestamo
Más información|Expansion.com
Imagen|Dreamstime
En QAH|¿Una navidad sin crisis?

RELACIONADOS