Jurídico 


¿Cómo solicitar la devolución del céntimo sanitario?

 

El céntimo sanitario oscila entre 1,2 y 4,8 euros en las distintas Comunidades Autónomas

El céntimo sanitario oscila entre 1,2 y 4,8 euros en las distintas Comunidades Autónomas

Se conoce como céntimo sanitario el Impuesto sobre Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH), un impuesto indirecto cuya recaudación se afecta a sufragar el gasto del sistema sanitario. Nace en 2002 como impuesto estatal, siendo posteriormente cedido a las distintas Comunidades Autónomas, habiéndose instaurado en casi todas. El recargo en cada Comunidad Autónomas es diferente: de 1,2 a 4,8 euros.

La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de fecha 27 de febrero de 2014 considera que este impuesto contraviene la legislación de la UE, expone la sentencia que el impuesto no persigue una finalidad específica, no está orientado a garantizar por sí mismo la protección de la salud (o del medioambiente), sino que proporciona una fuente adicional de ingresos para financiar conceptos genéricos. Esta sentencia debe ser acatada por todos los Estados miembros y, tal como en ella se expone, tiene carácter retroactivo.

Esta sentencia se ha dictado a raíz de una cuestión prejudicial que planteó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, por ello habrá que atender a este Tribunal (y a otros que tuvieran reclamaciones pendientes sobre la cuestión), cuando dicten sentencia, porque puede ser que determinen cómo y cuándo se debe llevar a cabo la devolución del dinero.

Para recuperar cantidades pagadas indebidamente, hay que instar un procedimiento de devolución de ingresos indebidos ante la Agencia Tributaria, en el que la Administración dispone de 6 meses para dictar una resolución, expresa o presunta, que podrá ser objeto de recurso. Para cursar esta solicitud es indispensable tener justificantes (en principio, facturas) que acrediten el pago. Si se llegase al TEAR o a los Tribunales de Justicia el procedimiento se prolongaría en el tiempo. La devolución deberá acompañarse de intereses de demora.

Por esta vía únicamente podrán solicitarse las cantidades, cuyo derecho a solicitar la devolución no haya prescrito, por lo que, considerando que el plazo de prescripción en el ámbito tributario se fija en cuatro años, sólo podrá solicitarse lo pagado desde 2010. No podrá solicitarse el tributo desde que fue instaurado.

En relación con las cantidades pagadas en periodos ya prescritos, cabría la posibilidad de instar un proceso de responsabilidad patrimonial del Estado, dado que la propia sentencia pone en duda que los entes públicos hayan actuado de buena fe al mantener el tributo durante un periodo prolongado.

También hay que tener en cuenta que el plazo para reclamar los perjuicios nacidos de actos contrarios al Derecho de la UE prescribe  al año de dictada la sentencia.

Vía| Sentencia del TJUE del 27 de febrero de 2014, Cinco Días

Más información| Expansión

Imagen| Freedigitalphotos.net

RELACIONADOS