Coaching y Desarrollo Personal 


Cómo ser más efectivos y no morir en el intento: técnicas para mejorar la productividad personal

¿ Cansado de estar siempre a la carrera? ¿ Tienes la sensación de que las 24 horas del día no son suficientes? De momento sumarle más horas al día no está en mi poder… así que si has contestado positivamente a estas dos cuestiones,  ¡continúa leyendo porque hay otras alternativas! 

Para ser productivo y no sentir ese agobio, ese estrés de los deadlines, debemos de ser conscientes de que la perfección incluye el tiempo, la efectividad no. Hay que tener en cuenta el poco tiempo que se tenga y asignar un % a cada proyecto para poder maximizarlo. Un estudio reciente publicado por USA National Academy of Science- Standford Grad. School of Business, apunta que la mañana es el mejor momento para la toma de decisiones, sin embargo cada individuo tiene sus ritmos de productividad en los que produce serotonina, por lo que hay que conocerlos para aprovechar el rendimiento. 

Vale, ahora que sabemos que seguramente seamos más productivos por la mañana… ¿Cómo mejoramos esa productividad mañanera? 

  1. Hackea tu cerebro: La habilidad para simplificar significa eliminar lo innecesario para que lo necesario pueda hablar. 
  2. Potenciadores: mapas mentales, listas (not-to-do), motívate, teoría de los 21 días…

Seguramente estás pensando en que todo eso suena muy bien, pero ¿cómo llevarlo a cabo?  El método Kanban, a mi parecer es uno de los más efectivos . Somos seres visuales, somos 60.000 veces más rápidos para procesar imágenes. Las imágenes ayudan a descodificar textos. Por lo que tableros físicos, apps (Trello) o CRM (Hubspot) son formatos idóneos para mejorar tu productividad. 

Una parte importante en las mejoras de nuestra productividad tiene que ver con los time trackers: automatizadores de análisis de tiempos que te ayudarán a ser consciente de dónde poder mejorar tu rendimiento. 

Otra herramienta muy útil para organizarse es Google Calendar. Permite organizar tu semana con “cajas de tiempo”, de manera que al apuntar todo lo que tengas que hacer, junto con los time trackers, puedes gestionar cuánto tiempo dedicarle a cada tarea.  La clave está  en respetar todas las cajas (tareas) y optimizar el tiempo que les dediques a cada una de las tareas que tienes que realizar. 

Para aquellos que estéis acostumbrados a hacer mil cosas a la vez, os recomiendo que trabajéis con islas de productividad. Las islas de productividad consisten en dividir el tiempo en bloques seguido de descansos. Suelen ser 25/ 5 (25 minutos de trabajo centrados en sólo una tarea  + 5 break) o 90/20 . Podéis ayudados de los time trackers para gestionar los tiempos y acordados que ¡es clave respetarlo! Os aseguro que de esta manera vais a notar los resultados desde el primer día. El multitasking es cavar nuestra propia tumba, ¡hay que focalizar! 

Para terminar, os dejo el decálogo de la productividad, que a mi parecer recoge a grandes rasgos lo necesario para que esas 24 horas del día nos den para mucho más que para trabajar. 

Decálogo de la productividad

1. Ponle nombre: el cerebro funciona con palabras.

2. Visualiza tareas antes de empezar.

3. Prioriza

4. Programa: tiempos y respétalos. 

5. Apunta todo ( agenda, calendario, listas…)

6. Descarta

7. Di NO : delega, descarta o externaliza.

8. Crea flujos de trabajo

9. Crea objetivos operativos y mídelos.

10. Limpia tu cabeza: muerte al overthinking & multitasking. 

Vía|* Agradecer al programa Yuzz y en concreto a Elia Racamonde, formadora de lean personal y design thinking por la charla impartida sobre la productividad,  la cual me ha inspirado para escribir este artículo y poder compartir con vosotros estos conocimientos. 

En QAH| Aprendiendo Productividad Personal con GTD, Productividad personal (III): haciendo las cosas (GTD), 7 hábitos que tienen las personas exitosas y que deberías hacer en tu vida. 

RELACIONADOS