Economía y Empresa, Marketing 


¿Cómo se usan las figuras retóricas en publicidad?

Antonio Damásio dice que estamos programados para olvidar. Para ser sinceros, ¿cuántos de esos cientos de mensajes comerciales que vemos recuerdas al final de día? ¿Por qué recordamos unos más que otros? Se recuerda aquello que obliga a pensar al espectador. Por ejemplo, incentivando que el público reconstruya el mensaje. La sociedad griega investigó qué trucos utilizar para que sus mensajes fuesen recordados. Los bautizaron como figuras de la retórica. ¿Les damos un repaso a través de estos ejemplos?

Metáfora: los coches representan a los nazarenos de la Semana Santa cuando realmente no lo son.  Es decir, se identifica algo real con algo imaginario. Es una buena demostración de insinuación. No hay que decirlo todo. 

Hipérbole. Exagera, exagera y exagera. En este ejemplo se dramatiza las adversidades de una persona desordenada para cerrar el mensaje con el beneficio del producto. Además el mensaje es más memorable porque hace sonreír.

Antítesis: se trata de explicarnos con contradicciones. Como en este anuncio, donde a través de un storytelling se utiliza éste recurso: “Me mata. Me da la vida”.

Anáfora: es la repetición de cada una de las palabras de cada verso. Es un ritmo. Es lo que se hace en este magnifico ejemplo:

Las figuras de la retórica rompen con el pensamiento lógico. En ese sentido nos obligan a  buscar un “por qué pasa esto” en el anuncio. El momento en el que entiendes el anuncio, gracias a una imagen o a una frase, obtienes la recompensa a ese esfuerzo y debido a eso memorizamos mejor el anuncio.  ¡A quién no le gusta sentirse inteligente!

 

Vía| La neurona que no hizo zapping

Más información|Figuras retóricas en publicidad , Algunos ejemplos 

Imagen| Look me

En QAH| Storytelling  ¿Cómo contar historias para vender más? , ¿Cómo puedes conseguir que tu campaña se convierta en un viral? 

RELACIONADOS