Economía y Empresa, Finanzas 


¿Cómo se transmite la crisis de la deuda al resto de la economía?

Inicio mi participación en Qué Aprendemos Hoy explicando cómo las tensiones que se viven en los mercados de deuda soberana se transmiten al resto de la economía, proceso que se realiza a través del sistema bancario. La financiación de los bancos depende de los depósitos de los clientes, pero también de los préstamos que piden a otros bancos y al Banco Central Europeo (BCE) en el caso de la Zona Euro.

¿Cómo se transmite la crisis de la deuda al resto de la economía?

El canal de precios es el efecto de transmisión más directo a través de la variación de la cotización de la deuda en los mercados. ¿Cómo puede afectar la cotización en un mercado de activos a la captación de fondos por parte de un banco? Puesto que la deuda soberana actúa como tipo de interés de referencia y medidor del riesgo de crédito soberano y de la prima de liquidez, la emisión de deuda por parte de los bancos para obtener fondos está vinculada a estos tipos, puesto que se considera que el acreedor más solvente dentro de un país es el Estado y luego las empresas, ya que una quiebra del mismo afecta directamente a las empresas. Por tanto, ninguna empresa puede pagar un tipo de interés menor al del Estado, y una subida de estos tipos conlleva unos mayores costes para las entidades financieras. Existen tres canales por los cuales se transmite la crisis de la deuda soberana, a través de los cuales las dificultades en este mercado afectan a las condiciones de financiación de la economía real, estos son: el canal de precios, el canal del balance y el canal de la liquidez.

El canal de balance es similar al que se produce con el mercado de la vivienda en España. Al poseer las entidades financieras deuda soberana, registrada a un precio supongamos que 100, si el valor en el mercado cae a 80, el banco tendrá un deterioro de su balance, pues deberá registrar una pérdida por 20 que puede hacer disminuir su capital, pero también representa una disminución de la solvencia de sus prestatarios (a quien ha prestado el dinero, en este caso al Estado).

Esto hace que el tamaño del balance del banco disminuya, por lo que deberá reducir su endeudamiento para mantener su estructura a costa de la concesión de crédito a la economía real. También puede generar un efecto colateral: al reducirse la solvencia de los bancos, las familias y empresas que depositan su dinero pueden llegar a retirarlo, generando aún mayores dificultades. Del mismo modo, la caída del valor de la deuda afecta a otros tenedores de deuda, como pueden ser empresas no financieras y familias, que ven reducida su solvencia al tener activos con un menor valor, afectando negativamente a su capacidad de pago.

En último lugar, a través del canal de liquidez las variaciones en los rendimientos de la deuda pública afectan indirectamente a las condiciones de financiación de las entidades de crédito a través del canal de la liquidez. Puesto que los bancos se financian cada vez más en los mercados en lugar de por los depósitos de sus clientes, su exposición a los cambios en las condiciones en dichos mercados es también mayor. En muchas de estas operaciones, el banco entrega un activo como garantía de pago para obtener los fondos. Si el valor de los activos cae, además de aumentar su riesgo, podrá obtener menos fondos en el mercado a un precio mayor, ya que el activo que entrega es menos seguro.

A través de estos tres canales, se puede observar cómo las dificultades en los mercados de deuda soberana tienen efectos sobre el conjunto de la economía, no sólo sobre el déficit del Estado. Estos efectos se propagan a través de los bancos, siendo su efecto altamente perjudicial.

 

Vía| Banco Central Europeo (PDF)

Imagen| Crisis deuda soberana

En QAH| ¿Qué es el mercado de deuda soberana?

RELACIONADOS