Tecnología y Social Media 


¿Cómo se seca la ropa?

El agua hierve a 100ºC. Esto es un hecho consabido y corroborado del que todos somos conscientes. Pero si el agua cambia su estado de líquido a vapor a dicha temperatura, ¿cómo es posible que se seque la ropa?

Este hecho cotidiano no parece inquietar a las masas pero tiene una curiosa explicación, y no, no significa que en algún punto del día la temperatura alcance los 100ºC, ni siquiera en Sevilla en verano. El fenómeno está basado en un hecho sencillo. El agua, como todo lo que nos rodea, se compone de partículas y éstas están dotadas de movimiento.

Antes de nada hay que reseñar dos  principios básicos: que cada medio tiene una velocidad límite de escape (velocidad que necesita una partícula para cambiar de medio) y que los estados de la materia (sólido, líquido y gas) se diferencian únicamente en la disposición (de mayor a menor proximidad entre sí) favorecida por la energía de sus partículas (a más energía, más separadas y más velocidad). Cuando las partículas de dicho medio o material superan la velocidad de escape, éstas son liberadas. Y cuando la energía de las partículas aumenta se separan más y cambian de estado.

Las partículas se mueven con una cierta velocidad característica, aunque ésta es variable y tiene un rango muy amplio. Aquéllas más cercanas a la superficie exterior y que por azar alcanzan una velocidad mayor a la de escape propia de ese medio (no es lo mismo secar una camiseta que una mesa), escapan. Las que estaban en segunda línea pasan a la superficie y se repite el fenómeno. Claramente esto se ve favorecido por la temperatura, ya que es un tipo de energía y provoca un aumento en la velocidad de las moléculas.

En el caso de la ropa secándose los medios son la ropa y el medio de intercambio es la atmósfera. Claramente las partículas tienen mucho más espacio, podría considerarse la atmósfera infinita si la comparamos con la superficie de la prenda a secar, y es muy difícil que se produzca la condensación (es decir, que las partículas de agua inviertan el proceso y las más lentas queden atrapadas en la ropa). Así una prenda se secará antes tendida en el exterior que en un habitación.

Al tratarse de un intercambio con la atmósfera influyen la humedad de ésta, pues aumenta la posibilidad de condensación y dificulta la evaporación; y la temperatura ambientes, por el aporte de energía extra que supone. Y por ello cualquier prenda se secará antes en verano que en invierno.

Por tanto, no hay que colgar los vaqueros mojados cerca de ningún volcán en erupción, simplemente hay que esperar que las partículas escapen por sí solas, y, si acaso, ayudarlas favoreciéndoles el entorno.

 

Imagen | Ropa tendida

Más Información| Secando la ropaCienciaes.com

En QAH | Copo de nieveAgua osmotizadaLluvia ácida

RELACIONADOS