Jurídico 


¿Cómo se regulan los Colegios Profesionales?

A lo largo de estos días, el Gobierno ha elaborado un Anteproyecto de Ley por medio del cual se modificará el régimen jurídico de los Colegios. A propósito de esta nueva normativa, cabe preguntarse ¿qué son estas instituciones? Los Colegios Profesionales

Los Colegios Profesionales forman parte de lo que en Derecho Administrativo se conoce como “Administración Corporativa”. Ésta, citando a García de Enterría, se compone de “entes integrados por la asociación permanente y obligatoria de personas físicas o jurídicas para la satisfacción y defensa de sus intereses comunes”.  Características fundamentales de los Colegios Profesionales son su carácter monopolístico y su régimen jurídico mixto: se rigen por el Derecho Público en lo que se refiere a su estructura orgánica y actividades, y por el Derecho Privado en lo que respecta a la logística o intendencia del organismo. La regulación de estos Colegios la hallamos en la Ley de Colegios Profesionales de 13 de febrero de 1974, Ley que ha sufrido numerosas reformas.

Entre las funciones que ostentan, recogidas en su artículo 5º, destacan: la participación en los Consejos de Administración o Consultivos de la Administración en las materias propias de cada profesión; participar en la elaboración de los planes de estudio de las distintas profesiones; ostentar la representación y defensa de la profesión; facilitar a los Tribunales relaciones de colegiados que puedan intervenir en los procesos como peritos (competencia que previsiblemente se verá modificada con la nueva regulación); o el establecimiento de los baremos de los honorarios. Tienen igualmente una estrecha relación con la Administración Pública, ya que van a realizar las funciones que les encomiende y colaborarán con ésta por medio de la realización de estudios, emisión de informes, elaboración de estadísticas, etc. Una competencia particular de los Colegios es la facultad disciplinaria en lo que respecta al orden profesional y colegial.

Su creación, prevé la Ley en el artículo 4º, se llevará a cabo por medio de Ley, a petición de los profesionales interesados. Sin embargo, las fusiones, absorciones, segregaciones, cambios de denominaciones y disoluciones de Colegios, se promoverán por los propios centros y requerirán la aprobación por Decreto, siempre previa audiencia de los Colegios afectados.

Para poder acceder a un Colegio Profesional,  es necesario reunir los requisitos y las condiciones que se prevean en el estatuto de cada profesión.

En la actualidad, bastará con la incorporación a un único colegio, que deberá ser el del domicilio profesional único o principal, para poder ejercer en todo el territorio del Estado. No es necesario solicitar habilitación ni pago de contraprestaciones económicas distintas de las cuotas habituales para el ejercicio de la profesión en otro lugar si existen varios Colegios organizados en distintos niveles territoriales. Sin embargo, podrán establecer la obligación de los profesionales que ejerzan puntualmente en un territorio diferente al de la colegiación, de comunicar este hecho al Colegio competente en el territorio.

En la prensa estos últimos días hemos podido ver cómo el Anteproyecto de Ley parece que reducirá el número de profesiones con colegiación obligatoria y los costes de las colegiaciones. Se prevé que se introduzcan novedades en lo que respecta al ejercicio de la Abogacía y la Procuraduría, como por ejemplo, se permitirá la constitución de sociedades profesionales conjuntas de Abogados y Procuradores, y se introducirán novedades relativas a los honorarios.

 

Vía | Ley de Colegios Profesionales de 13 de febrero de 1974El País

Imagen | Observatorio Ciudadano

En QAH | Abogado y procurador (II): La colegiación, Abogado y procurador (III): honorarios y aranceles

RELACIONADOS