Cultura y Sociedad, Patrimonio 


¿Cómo se refrigeraban las bebidas en la antigüedad?

hidrataciónCon este calor es importante mantenerse hidratado, consumir agua de forma habitual. Y si es posible fría. Aunque también se bebe por placer, sobre todo refrescos que con un par de hielos sienta mucho mejor. Los romanos ya eran aficionados a añadir hielos a sus bebidas (sin embargo no eran gaseosas, eran más “sanas”). No sólo en sus bebidas sino también se usaba el hielo y la nieve para la comida, algo que fue criticado por algunos pensadores del I siglo d.C. como signo de “decadencia” (¿?) ya que no veían con buenos ojos que la población bebiera de la nieve.

Y de hecho, existían ya desde mucho antes, algunas formas de refrigerar las bebidas sin la necesidad de rellenarla de nieve o hielo. En la antigua Grecia, con fechas tan lejanas como el siglo VI a.C., encontramos vasijas de doble fondo que se rellenaba con nieve, el espacio central quedaba entonces aislado de la nieve y se rellenaba con la bebida correspondiente que se refrescaba al estar rodeada de nieve. Una especie de ingenioso termo para enfriar las bebidas.

Tiendas de hielo. Un buen negocio en la antigüedad

No consta que griegos o romanos supieran crear hielo de agua neverolíquida (aunque sí sabían pasar el agua de estado líquido a vapor). Sin embargo, muchos documentos antiguos evidencian el uso industrial tanto del hielo como de la nieve, que probablemente sería de importación, venido de las montañas hacia las ciudades, directamente a las tiendas de hielo que mantenían la nieve en su estado enterrándola en agujeros bajo tierra y cubriéndolos con paja para que el frío no se escapara.

Este tipo de “frigoríficos” lo conocemos hoy en día como neveros. La nieve de la parte superior podía derretirse y convertirse en agua. Pero no tenía otra salida que escapar hacia abajo donde se encontraba más nieve lo que volvía a convertir el agua en nieve. Este proceso permitía mantener la temperatura y hacía que la capa más baja de nieve se congeara. Así, los vendedores de nieve creaban también hielo que vendían a sus clientes a un precio más elevado que la nieve porque, ¡claro!, el proceso de elaboración era diferente. De hecho, en Roma era más caro en ocasiones comprar hielo o nieve que vino.

El origen de los neveros

¿Cómo se llegó a la construcción en agujeros bajo tierra para mantener la nieve? Estos neveros probablemente vinieron del Próximo Oriente. Una de las más antiguas referencias en Occidente la encontramos en el escritor griego Ateneo quien en una de sus crónicas refleja que Alejandro Magno, durante sus campañas en el norte de India, hizo cavar agujeros profundos que rellenó con nieve y cubrió con ramas para mantener la nieve por más tiempo.

En el Próximo Oriente, encontramos referencias de esta actividad a edades tan tempranas como del 1700 a.C. En una inscripción del rey de Mari (norte de la actual Iraq) se puede leer cómo este rey se vanagloria de haber sido el primero en construir un agujero de nieve. Pero la evidencia arqueológica más antigua de los neveros la encontramos en China donde se encontró en una excavación en la provincia de Shensi, una cuadrícula de pequeña profundidad con unas compuertas por donde se recogía la nieve, las paredes estaban recubiertas de cáscara de arroz para mantener el frío.

Más información| Ancient Inventions, Peter James.

Imagen| Saludpasión.comHistoria de los refrigeradores

RELACIONADOS