Economía y Empresa 


¿Cómo se planifica la producción?

La planificación de la producción busca conocer lo que se va a vender, a facturar y a fabricar, con el objetivo de aprovechar al máximo la capacidad del sistema productivo: planta, equipos y mano de obra. Esta actividad tiene su origen en las variaciones de demanda y en la necesidad de conjugarla con los medios de los que dispone la empresa. El resultado es el plan de producción, que tiene las siguientes características:

Cómo se planifica la producción

  • Es coherente con la política de la organización.
  • Satisface las necesidades de demanda.
  • Cumple las restricciones de capacidad.
  • Minimiza los costes.

Pero, ¿qué es exactamente la capacidad y cómo se determina? La capacidad proyectada es la máxima producción teórica de un sistema en un periodo determinado, por ejemplo, el número de hamburguesas Big Mac que un McDonald’s puede servir en un día, un mes o un año. Pero ninguna hamburguesería servirá todas las hamburguesas que es capaz de cocinar en un periodo de tiempo determinado, porque superaría las necesidades de demanda y, por tanto, supondría un aumento de los costes. De hecho, la mayor parte de las organizaciones utilizan sus instalaciones a un ritmo inferior al de su capacidad. En lugar de esto, se busca trabajar entorno al 90-95%  de la capacidad proyectada, valor al que se denomina capacidad efectiva. Se trata de equilibrar la inversión en equipamiento y mano de obra y la demanda que deberán satisfacer.

Existen dos medidas muy útiles del rendimiento del sistema de producción:

  • La utilización: es el porcentaje efectivamente alcanzado de la capacidad proyectada. Se calcula como output real/ capacidad proyectada.
  • La eficiencia: es el porcentaje de la capacidad efectiva alcanzada. Se calcula como output actual/ capacidad efectiva.

Alcanzar el 100% de la eficiencia es prácticamente imposible y la clave para mejorarla se encuentra en la resolución de problemas de calidad y en una programación efectiva.

Conociendo la capacidad proyectada, la capacidad efectiva y la eficiencia se puede calcular la producción estimada= capacidad proyectada x capacidad efectiva x eficiencia.

A la hora de planificar la producción, la dirección de operaciones de la organización debe responder varias preguntas para hacer frente a los posibles cambios de demanda:

  • ¿Debo utilizar el inventario para satisfacer el aumento de demanda?
  • ¿Debo hacer frente a las fluctuaciones variando el tamaño de mi plantilla?
  • ¿Debo utilizar empleados a tiempo parcial o aumentar las horas extra?
  • ¿Debo subcontratar?
  • ¿Se debería de modificar el precio del producto final?

Todas las opciones son estrategias legítimas de planificación, que suponen variar el inventario, las tasas de producción, los niveles de trabajo, la capacidad, etc. Las opciones más utilizadas, clasificadas en función del impacto sobre la capacidad o sobre la demanda, son:

  • Opciones de capacidad:
    • Alterar las existencias de inventario.
    • Variar el tamaño de la plantilla, contratando o despidiendo.
    • Variar la tasa de producción mediante horas extra.
    • Subcontratar.
    • Emplear a tiempo parcial.
  • Opciones de demanda:
    • Influir sobre la demanda (estrategias de marketing, etc.)
    • Retener pedidos durante periodos de demanda elevada.
    • Combinar la fabricación de productos con ciclos de demanda complementarios

El plan maestro de producción (PMP) define qué producto vender, en qué cantidades y cuándo hacerlo. Debe equilibrar las necesidades materiales con las necesidades de capacidad. El PMP requiere determinar la demanda (real y prevista), el tamaño de los lotes a fabricar, el inventario de seguridad y las existencias en almacén.

La programación a corto plazo abarca generalmente menos de 3 meses y establece la carga, secuenciación, despacho y expedición de pedidos. Su importancia es vital:

  • Programando con eficacia se aprovechan mejor los activos y se genera mayor capacidad por euro invertido, reduciendo costes.
  • El aumento de capacidad y flexibilidad supone una entrega más rápida y, por tanto, un mejor servicio.
  • Una buena programación implica una ventaja competitiva porque contribuye a una entrega más fiable.

Como hemos visto, la programación de la producción comienza con la planificación de la capacidad, que implica la inversión en instalaciones y equipamiento. A continuación, en la fase de planificación agregada, se toman decisiones sobre la utilización de las instalaciones, el inventario, la plantilla y los posibles contratistas externos. En la siguiente fase, el PMP desagrega el plan global y desarrolla para que, finalmente, la programación a corto plazo traduzca las decisiones de capacidad, planificación agregada y PMP en secuencias de trabajo y asignaciones concretas de personas de la plantilla, materiales y maquinaria.

Fuente | Elaboración propia

Más información | Modelos y técnicas básicas de planificación de la producción

Imagen | Automotive Views

 

RELACIONADOS