Economía y Empresa 


¿Cómo se mide el bienestar?

¿Cómo se mide el bienestar? (IDH)

Índice de desarrollo Humano (IDH)

Para quienes deben tomar decisiones que afectan a la economía, el PIB, el déficit y otros indicadores representan lo mismo que un faro para un barco en medio de una tormenta. En otras palabras, los indicadores económicos informan al legislador sobre la evolución de la economía en diferentes aspectos (crecimiento económico, desempleo, inflación…).

Hoy me quiero centrar en cómo se mide el bienestar. Entre los economistas, el bienestar siempre se ha entendido como la cantidad de bienes y servicios producidos por un país dividido entre la población de ese país, lo que recibe el nombre de PIB per cápita. No obstante, es igualmente cierto que este indicador presenta numerosos inconvenientes como los siguientes:

  1. Actividades que no son valoradas por el mercado: Hay muchas actividades económicas como las tareas domésticas, los voluntariados o la economía sumergida que, bien sea porque no son objeto de transacción en el mercado, o por su dificultad para valorarlas, no computan en el cálculo del PIB.
  2. Valoraciones éticas: el PIB otorga el mismo precio a actividades que no generan el mismo bienestar para la sociedad, ¿acaso la producción de armas y los servicios hospitalarios son igual de valiosos?
  3. Costes sociales: no incluye los efectos negativos que puede generar el crecimiento económico como la contaminación, el agotamiento de los recursos…
  4. Crecimiento actual frente a crecimiento potencial: el PIB per cápita sólo informa sobre hechos que ya han ocurrido, puesto que el incremento de la producción en el pasado no supone que el crecimiento se mantendrá en el futuro.

En definitiva, como ya apuntaron Nordhaus y Tobin en el informe “GDP is not a measure of wealth”, el PIB per cápita mide la eficiencia económica (el mejor aprovechamiento de los recursos), mientras que el bienestar lleva implícitas consideraciones adicionales relativas a la distribución de la producción, la seguridad en el empleo o la huella ecológica. Por lo tanto, podemos concluir que el PIB per cápita no es un buen indicador del bienestar, aunque sí que lo es de la eficiencia económica.

Debido a las lagunas que presenta este indicador, en el último tiempo han surgido nuevos métodos para el cálculo de la calidad de vida. Algunos de ellos se presentan a continuación (si el lector quiere profundizar en alguna de ellas, dejaré unos links en el pie de página):

  1. Medidas de PIB corregido: Es un indicador que partiendo del PIB incluye elementos que éste no recoge como aspectos medioambientales y sociales. De esta manera, se convierte en una medida de bienestar real.
  2. IDH (Índice de Desarrollo Humano): Es un indicador de desarrollo humano compuesto por 3 parámetros: a) vida larga y saludable, medido con la esperanza de vida, b) educación (tasa de alfabetización), y c) nivel de vida (renta per cápita).
  3. Índice de Planeta Feliz: es un índice alternativo de desarrollo, bienestar humano y ambiental medido por la esperanza de vida, la percepción de felicidad subjetiva y huella ecológica.

 

Vía| Economía Digital

Más información| Al día en economía, IDH, Happy Planet Index

Imagen| Índice de Desarrollo Humano

Vídeo|YouTube: Bután y el Índice de la Felicidad Nacional Bruta

En QAH| ¿Qué es la Política Económica?

 

RELACIONADOS