Jurídico 


¿Cómo se financian los partidos políticos?

¿Cómo se financian los partidos políticos?

La crisis económica y los cada vez más frecuentes casos de corrupción política que salen a la luz, producen un ambiente de desconfianza creciente en torno a la clase política y a los partidos políticos, de ahí que su financiación arroje ciertas dudas.

Existen tres sistemas de financiación de los partidos políticos: el basado en aportaciones privadas, el que se compone únicamente de recursos económicos públicos y por último, el mixto que combina ambas fuentes de ingresos.

La L.O. 8/2007 de Financiación de los Partidos Políticos acoge un sistema de financiación mixta.

Los recursos económicos con carácter público son los siguientes:

  • Subvenciones públicas para gastos electorales en la cuantía determinada en la L.O. 5/1985 del Régimen Electoral General y en las leyes correspondientes a los procesos electorales de cada una de las Comunidades Autónomas.
  • Subvenciones estatales para gastos de funcionamiento.
  • Subvenciones anuales que las Comunidades Autónomas establezcan para su funcionamiento en el ámbito autonómico correspondiente, así como las otorgadas por las Corporaciones Locales.
  • Subvenciones extraordinarias para realizar campañas de propaganda en referéndum.
  • Aportaciones  de Grupos Parlamentarios en los ámbitos estatal, autonómico o local.

Las subvenciones públicas consisten en una asignación económica destinada a cada partido político dividida en tres tramos. El primero de ellos se distribuye en función del número de escaños obtenidos en el último proceso electoral y los otros dos según los votos obtenidos.

Por otro lado, los recursos procedentes de la financiación privada son los siguientes:

  • Cuotas y aportaciones de sus afiliados.
  • Productos de actividades propias de los partidos políticos, rentas procedentes de la gestión de su propio patrimonio, beneficios obtenidos en actividades promocionales y los percibidos con el desempeño de sus fines específicos.
  • Donaciones en dinero o en especie. No pueden aceptar donaciones procedentes de organismos, entidades o empresas públicas, ni tampoco de empresas privadas que realicen en ese momento servicios para las Administraciones Públicas, ni en una cuantía superior  a 100.000 euros procedentes de la misma persona física o jurídica, salvo que se trate de bienes inmuebles que consten en documento público u otro documento auténtico.
  • Herencias o legados.

Por último, la fiscalización y el control de la financiación de los partidos políticos pasa por la obligación legalmente establecida para todos los partidos de desarrollar un sistema de control interno. La fiscalización externa de la actividad económica de los partidos políticos le corresponde en exclusiva al Tribunal de Cuentas.

Vía| Infoelectoral, Noticias Jurídicas

Más información| Universidad Autónoma de Cataluña

Imagen| Financiación 

RELACIONADOS