Uncategorized 


¿Cómo se financian los emprendedores hoy?

Diferentes ámbitos políticos y empresariales coinciden en que para dar solución al complicado panorama laboral es totalmente necesario que los trabajadores se decidan a tomar la iniciativa y creen su propio empleo. Pero lo cierto es que, aun teniendo una buena idea, son muchas las dificultades a las que un emprendedor debe de hacer frente para hacer que su proyecto de negocio sea viable: excesiva burocracia, costes excesivos que se deben asumir antes de empezar a generar ingresos, gastos de gestión, asesoramiento…

Una gran mayoría de emprendedores recurren a sus propios ahorros o a la familia y amigos para conseguir el capital inicial con el que arrancar su proyecto, pero lo cierto es que con la actual coyuntura socioeconómica, cada vez son menos las posibilidades de encontrar el apoyo necesario dentro del círculo personal. Ante esta situación, el principal escollo con el que se encuentran la gran mayoría de emprendedores es la imposibilidad de conseguir la financiación que necesitan para poder poner en marcha su idea de negocio.

team-440139_640Pedir un préstamo a una entidad financiera se ha vuelto muy complicado debido al cierre de las líneas de créditos. En un principio casi la totalidad de entidades dicen ofrecer financiación pero son tantos los avales y requisitos exigidos a los emprendedores que, en una gran mayoría de los casos, se vuelven muy complicados de satisfacer. Esta situación ha dado lugar a que los préstamos rápidos de entidades crediticias como Kredito24 se hayan convertido en la solución perfecta para muchos emprendedores que solo necesitan una pequeña cantidad inicial para dar luz verde a sus ideas.

Otra opción para sacar un proyecto adelante tiene mucho que ver con las nuevas tecnologías y con las redes sociales, se trata de un nuevo modelo de financiación llamado crowdfunding o financiación colectiva. Este novedoso sistema de financiación se basa en un sistema de microcréditos o micromecenazgos en los que los proyectos creativos son colocados en la red para ser financiados con pequeñas aportaciones por las personas que crean o vean potencial en la idea. El funcionamiento de las plataformas de crowdfunding es muy simple, el emprendedor envía su proyecto a la web describiendo su idea, la cantidad que necesita, el tiempo para conseguirla y el tipo de recompensa que ofrece. Una vez valorado el proyecto, este se publica por un tiempo determinado (que puede ser de 30 a 120 días) y se promociona. Cuando finaliza el plazo de publicación se sabrá si el proyecto ha logrado la financiación o no.

A pesar de la crisis y de las dificultades existentes para conseguir financiación, cada día surgen numerosas oportunidades de negocio y cada vez son más las personas que optan por el autoempleo para lograr su desarrollo profesional y libertad económica. Creer firmemente en la idea de negocio y contar con una financiación en la forma y en el tiempo apropiado para desarrollarla, puede llegar a ser la clave del éxito para muchos emprendedores.

RELACIONADOS