Cultura y Sociedad, Patrimonio 


¿Cómo se crearon las catacumbas?

Bajo la Roma actual  encontramos una serie de laberintos y pasadizos oscuros realizados durante la etapa de clandestinidad del Cristianismo, cuyo fin era depositar los restos mortales de los primeros cristianos. Estas necrópolis con más de cinco millones de cadáveres, son las conocidas catacumbas.

Loculis en una de las galerías de la Catacumba de san Calixto.

La legislación romana entre los siglos II y IV, prohibía enterrar a los muertos dentro de la misma ciudad por razones sanitarias. Los primeros cristianos y los judíos,optaban por el enterramiento como método para mantener sus cuerpos.  Estas tumbas se encontraban a las afueras,  a lo largo de las principales vías consulares y se denominaban Catacumbas, un término de origen griego que significa cavidad. El nombre derivaba de las cavidades naturales que se encontraban a los lados de la famosa vía Appia, lugar donde se construyó el primer cementerio cristiano al aire libre.

La construcción de las catacumbas se inició en el siglo II, debido a una falta de espacio en la superficie, y a la prohibición de venta de más suelo para dichos fines, por lo que comenzaron a excavar galerías, una debajo de otra, unidos por angostos pasadizos, descendiendo hasta cuatro pisos de profundidad. Pasillos estrechos de dos metros de altura y apenas uno de ancho. En las paredes de estos pasillos se abren nichos rectangulares llamados loculi, en cada uno de ellos se depositaría un cadáver, mientras que los Santos y los mártires que habían dado su vida por la fe, sus cuerpos eran colocados bajo un arcosolium, era un nicho abierto rematado en semicírculo de manera que marcaría la santidad del difunto.

Son lugares fríos, con mucha humedad y una total y absoluta oscuridad. La única luz y ventilación natural de las catacumbas se debía a unos lucernarios que se localizaban en el techo, a través de los cuales se bajaba el agua que se mezclaba con polvo de toba, una argamasa que se utilizaba para sellar los loculi.

La construcción de estas galerías subterráneas se debe a un gremio especializado, los fossores (“constructor de cuevas”). Trabajaban el subsuelo de Roma, en cuya composición hay un alto porcentaje de piedra toba, material parecido a la arenisca. Esto explica que se comenzasen a construir catacumbas en Roma y no en otros lugares del Imperio, debido a que la dureza del terreno impedía la horadación de pisos, como en Hispania.

Pinturas sobre arcosolium en la Catacumba de Doimitila.

Las Catacumbas tenían decoración pictórica, con una iconografía impresionante en la que abunda los temas testamentarios con fines prefiguratorios y simbólicos de la muerte y la Resurrección. Se pensó que eran obras de artistas de segunda fila que huyen de los cánones estéticos del Bajo Imperio, pero últimamente se piensa que podrían ser afamados artistas del momento pero dado a que pintan en unas condiciones deplorables, rodeados de humedad, frió  olores nauseabundos de la descomposición de los cuerpos y bajo la luz tintineante de una vela, las propias pinturas se desdibujan y parecen de una calidad menor.

Estos lugares dejaron de cumplir su función a partir del siglo VI, momento en el que quedaron olvidadas y sepultadas. Se redescubrirán en el siglo XVI por Antonio Bosio (1575-1629), pero será ya en  el siglo XIX, cuando Giovanni Battista de Rossi realice las primeras excavaciones y estudios con todo el rigor científico.

La sensación de bajar a una Catacumba en el año 2012, no dista mucho a la que se producía hace casi dos mil años. Al visitante le va a rodear la completa oscuridad, el agobio ante las estrechas galerías y el olor a humedad que lo inunda todo, algo que nos hará pensar… ¿habremos viajado en el tiempo?

 

Vía|Costumbres funerarias.

Más información| MANCIBELLI, F., Catacumbas y basílicas: los primeros cristianos en Roma. Firenze, 1981.

Imágenes|Catacumba de Comidila, Catacumba de San Calixto, Catacumba de Doimitila.

Vídeo| YouTube: Las Catacumbas.

RELACIONADOS